El Consejo de Gobierno del próximo 26 de junio va a aprobar un paquete de ayudas para impulsar la innovación tecnológica en el sector agroalimentario y forestal por un importe de 3,7 millones de euros para aquellas empresas particulares, cooperativas, asociaciones empresariales, agrupaciones de productores u organizaciones interprofesionales que colaboren con institutos públicos o privados de innovación en proyectos de desarrollo tecnológico.

Así lo ha señalado esta mañana el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural durante la inauguración del proyecto ‘Uno a uno’ de la empresa Gruart La Mancha, en Valdepeñas (Ciudad Real), dedicada a la elaboración de tapones naturales para vino, una línea innovadora que permite la selección de los tapones de corcho que tengan niveles de TCAs por encima del umbral de detección.

Francisco Martínez Arroyo ha destacado que “el Gobierno de Castilla-La Mancha está muy comprometido con la innovación tecnológica en el sector agroalimentario”, de ahí, esta nueva línea de ayudas que permitirá “nuevos procesos productivos, nuevos productos y tecnología que beneficie al consumidor final y, de esa forma, al que inicia la cadena alimentaria, que, en este caso, en esta tierra, casi siempre es un agricultor”.

De esta manera, ha alabado el trabajo realizado por esta empresa que cuenta con una trayectoria de 31 años en el sector de tapones de corcho, colocándola como ejemplo de que “somos capaces de innovar aquí y hacerlo de la mejor manera posible”.

Con este nuevo sistema de detección de tapones con rastros de TCA así como cualquiera de ellos que tenga un olor diferente a los normales, se consigue que el producto final, el vino, “llegue en buenas condiciones al consumidor” resaltando que “pocas empresas se ha comprometido tanto con un sector como el del vino”.

La calidad, ha recalcado, “hace la cadena agroalimentaria más competitiva”, porque, ha proseguido “si ese vino embotellado es un vino excelente que se vende a un precio rentable para el que lo vende y el que cultiva la vid, estaremos haciendo posible que en Castilla-La Mancha haya mucha gente que se dedique a esto”.

Las nuevas órdenes de ayudas corresponden al sector agrícola y ganaderos en sanidad animal y vegetal, dotada con 1,7 millones de euros. A ella se suman las ayudas para el sector agroalimentario por el mismo importe y los 300.000 euros de la nueva orden de ayudas para el sector forestal.
S
e trata del “mayor paquete de ayudas que se ha sacado nunca para aportar innovación en sector agrario agroalimentario y forestal” en la región, lo que potenciará que se creen convenios con las instituciones y organismos de investigación regional como el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (IRIAF), el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), la Universidad de Castilla-La Mancha y otras instituciones, para el desarrollo de nuevas técnicas, nuevos productos o procesos de elaboración.