sescam recomendaciones ante el calor

El SESCAM tiene algunas recomendaciones para todos, sobre los riesgos que podemos enfrentar con las altas temperaturas que ya se hacen notar. Ya que la exposición a los fuertes calores es una agresión al organismo, y corremos el riesgo de deshidratación por el excesivo calor.

El SESCAM recomienda estar atento a algunos síntomas

sescam recomendaciones ante el calor

Algunos síntomas que deben alertarnos ante las altas temperaturas, tales como calambres musculares en los brazos, las piernas o el vientre. Así como agotamiento, más grave, que puede manifestarse por aturdimiento, debilidad e insomnio inhabitual.

Si aparecen estos síntomas es necesario suspender toda actividad durante varias horas, refrescarse y descansar en un lugar fresco, beber agua, zumos de frutas.

Debe consultarse al médico si estos síntomas persisten o se agravan.

El riesgo grave del golpe de calor

Un riesgo grave: el Golpe de Calor, que puede sobrevenir cuando el cuerpo no llega a controlar su temperatura que aumenta entonces rápidamente.

Se detecta por una agresividad desacostumbrada. Piel caliente, roja y seca. Dolores de cabeza, náuseas, somnolencia y sed intensa. Confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento.

Los deportistas, los trabajadores manuales expuestos al calor, los lactantes, las personas mayores, las personas con alguna minusvalía o enfermedad crónica son particularmente sensibles a los golpes de calor.

Recomendación de protegerse del calor

También hay otras  recomendaciones para protegerse del calor. Evitar las salidas y las actividades en las horas más calurosas (generalmente entre las 2 y las 6 de la tarde) y más aún las actividades físicas como deportes y trabajos que requieran un importante esfuerzo físico.

Si es necesario salir de casa a esas horas, buscar la sombra y llevar agua. Ponerse un sombrero, utilizar ropas ligeras y amplias y de color claro (de algodón a ser posible).

Cerrar las persianas y las cortinas de las fachadas expuestas al sol.

Mantener las ventanas cerradas cuando la temperatura exterior sea superior a la temperatura interior. Abrirlas por la noche, provocando corrientes de aire. Refrescarse.

Permanecer dentro de vuestra casa en las habitaciones más frescas. Ducharse o bañarse varias veces al día o humedecer el cuerpo

Beber y comer regularmente

Beber líquidos en abundancia, incluso sin sed: agua, zumo de frutas. No tomar alcohol. Comer como de costumbre. Hacer varias comidas al día, incluyendo frutas y verduras (salvo en caso de diarrea). Evitar comidas copiosas.

Pedir consejo al personal médico, sobre todo si se toman medicamentos, o si aparecen síntomas no habituales. No dudar a la hora de ayudar o pedir ayuda. Pedir ayuda a un pariente o a un vecino si el calor os hace sentiros mal.

Informarse del estado de salud de las personas mayores de vuestro entorno que vivan solas, o tengan una situación de fragilidad o dependencia, y ayudadles a comer y a beber.

Recomendaciones para las mascotas

También nuestras mascotas precisan una atención especial en los días de mucho calor o en verano, en general, desde tenerles zona de sombra si están en el exterior, con suficiente agua y renovada para tener la hidratación suficiente como no dejarlos en las horas de máximo calor del día a la intemperie; en los vehículos aún más cuidado dado que varios minutos encerrado y sin ventilación bajo el sofocante calor pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte, y de ello podemos leer noticias constantemente de estos casos, por lo que cuidemos de ellas también.

Niños y niñas dentro de los coches

Si es importante vigilar estar bajo el calor es aún más el hecho de que dejar el coche aunque sean unos momentos con niños y niñas dentro de nuestros vehículos, por la circunstancia que sea, puede llevar a su deshidratación en muy poco tiempo y más aún, la muerte; tengan una especial atención si llevan niños, niñas, bebés o mascotas como antes indicábamos, en sus vehículos: Esto del calor no hay tomárselo a broma, es algo muy serio.