La manifestación celebrada el pasado domingo 14 de febrero demostró, una vez más, que la ciudadanía de Bolaños necesita que se pongan soluciones inmediatas y serias, que den por finalizado el problema que hay en la promoción de 49 viviendas, aunque el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Valverde, “no parece no ser consciente de que existe esta problemática en el municipio que gobierna”.

Marta Chacón: “Cada vez que el señor Valverde tiene un problema la culpa es de otra administración, de seguir así, dentro de poco no necesitaremos alcalde” 1

La portavoz socialista y Secretaria General del PSOE bolañego, Marta Chacón, aseguró que ella asistió a la manifestación en calidad de vecina, y expresa su máxima condena porque la marcha pacífica parara en la casa del alcalde, de camino al barrio, y de que el alcalde esté más pendiente de manifestar “falsedades como la de que encabezo la manifestación, solo por haber asistido a la misma, que de promover una solución a la situación de ocupaciones ilegales”.

Y es que como afirma Chacón “cada vez que el señor Valverde tiene un problema en Bolaños, la culpa es de otra administración, de seguir así dentro de poco no necesitaremos alcalde”.

La ciudadanía de Bolaños, lo que pidió en la manifestación es que se empiecen los trámites para poner freno a la desagradable situación, que tiene atemorizado a todo un barrio, y hay una realidad evidente que el alcalde tiene que solucionar pues “hay un problema serio que pasa por volver a contemplar 21 plazas de Policía Local en los presupuestos 2021, que por cierto aún siguen sin elaborar”.

La responsabilidad empieza por uno mismo y en este caso, Bolaños está cada vez más abandonado por su alcalde, -asegura la Portavoz socialista-, de quien dice “parece más centrado en otros menesteres políticos ajenos a la realidad del pueblo”.

Es el momento de que haciendo uso del género epistolar que tanto le gusta al alcalde de Bolaños, ponga sus propios medios de policía y trabajadoras sociales a disposición de los responsables de la empresa GICAMAN, para empezar a mirar por el pueblo. “No se puede aguantar más demagogia, no se puede culpar al resto de administraciones, sin asumir que como consistorio local también existen obligaciones a la hora de poner fin a este conflicto”.

“Lo que quiere la ciudadanía del barrio es poder vivir tranquila, sin amenazas, y que sus hijos e hijas puedan jugar en la calle. Merecemos una solución ya”, finaliza indicando Chacón.