El Gobierno de Castilla-La Mancha avanza en las negociaciones para conseguir la unidad en el documento de posicionamiento de la región en materia hídrica y que sirva para defender los intereses de los castellano-manchegos.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martinez Arroyo, ha mantenido hoy un encuentro en las Cortes de Castilla-La Mancha con el secretario general de Podemos en la región, José García Molina, dentro de la ronda de negociaciones con los partidos políticos abierta en el mes de septiembre para alcanzar un acuerdo en el pacto regional en materia de agua en el que se viene trabajando desde “hace mucho tiempo”, tras los encuentros con los agentes sociales, económicos y ecológicos de la región, para hacer una “propuesta a las fuerzas políticas ya trabajada”.

Tras la reunión, Martínez Arroyo ha indicado que tanto Podemos como el Gobierno regional “estamos en la misma línea” que no es otra que “alcanzar un acuerdo en Castilla-La Mancha que defienda los intereses de la región en esta materia” y además “nos sirva para cuando desde el Gobierno central se avance en el pacto estable, duradero y sostenible y que tenga en cuenta a todos en materia de agua en nuestro país”.

Un documento general que debe ser suscrito por los que están al lado de los ciudadanos

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha recordado que ahora, las sugerencias realizadas a este documento por Podemos, al igual que las llegadas tras la exposición pública del borrador desde otras entidades, asociaciones o tras encuentros con los partidos políticos, se tendrán en cuenta para la elaboración del “documento definitivo”, que estaría finalizado este mismo otoño, con el objetivo de “tener un documento consensuado con todos”.

En este sentido, ha indicado que “no se podría entender que ningún colectivo dejara de firmar un documento como éste” ya que “es suficientemente general para que todos los colectivos y fuerzas políticas lo puedan suscribir”.

Así ha lanzado un mensaje al PP en la región, con quienes mantendrá una reunión en próximos días, para que “suscriba” este documento y “esté del lado de los ciudadanos de la región”.

Se espera, ha dicho, que “todos juntos vamos a ir de la mano” defendiendo los intereses en materia de agua, “desde la solidaridad” y siempre con “la mano tendida a todos los ciudadanos de nuestro país y comunidades vecinas”, pero “teniendo en cuenta que antes que nada están los intereses de los ciudadanos de la región que es para los que trabajamos”, como ya ha indicado, ha recordado, el propio presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page.

Un acuerdo nacional donde se cuente con todos los ciudadanos, también con los de Castilla-La Mancha

Francisco Martínez Arroyo ha reiterado que de lo que se trata es de conseguir a nivel nacional un acuerdo “entre todos” que debe ser “social”, porque el agua es un “bien público”, algo que queda señalado en la primera línea del documento de Castilla-La Mancha. Este acuerdo, además, ha subrayado, debe “tener en cuenta a todos los ciudadanos” y “no hay que debatirlo entre Comunidades autónomas, en absoluto; es una cuestión de ciudadanos”, ha dicho.

Así, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha insistido en que “todos los ciudadanos de España tienen derecho a acceder al agua en las mismas condiciones” y eso es lo que se está pidiendo desde Castilla-La Mancha,  con un documento que quiere garantizar tanto el suministro de boca como el regadío social  “que queremos que se dé en Castilla-La Mancha para que muchos jóvenes que se quieren dedicar a la agricultura puedan hacerlo de forma eficiente y competitiva”.

El fututo no pasa por el trasvase

Francisco Martínez Arroyo ha vuelto a pronunciarse esta mañana sobre las derivaciones de agua entre cuencas, apostando por  “un modelo sostenible en materia de agua y eso, en un futuro, no pasa por un trasvase”.

Tal y como se dijo desde el Ministerio para la Transición Ecológica, Martínez Arroyo ha resaltado que “los trasvases son una solución extraordinaria”, yendo un paso más allá, diciendo que “la garantía de suministro en el Levante en el futuro es evidente que no va a venir de Entrepeñas y Buendía”, ya que, según ha expresado “en realidad hay poca agua que trasvasar”.

“Aunque algún Gobierno se empeñara en que la solución fuera esa, la realidad nos haría ver a todos que está equivocándose y no se podría garantizar el suministro de agua con el trasvase” ha finalizado.