La Consejería de Fomento, a través de la Dirección General de Carreteras y Transportes, contribuye a mejorar la competitividad y formación específica de los conductores profesionales de nuestra región, tanto de mercancías como de viajeros, a través de la realización y supervisión de los cursos que se celebran en las seis convocatorias a lo largo de cada año en los 220 centros autorizados que hay en la región para obtener el Certificado de Aptitud Profesional (CAP).

El director general de Carreteras y Transportes, David Merino, ha explicado que “con la aplicación del Real Decreto 1032/2007 estas competencias fueron asumidas por las comunidades autónomas, y recoge que para obtener ese CAP los conductores tanto de camiones como de autobuses profesionales deben realizar dos modalidades de formación”. Por un lado, de cualificación inicial cuando es la primera vez que se obtiene y que requiere la realización de un curso presencial de 140 horas, así como la posterior realización de una prueba escrita. Y por otro lado, el de formación continua, que también debe hacerse a través de formación presencial en un curso de 35 horas que debe realizarse cada cinco años.

Una formación que, como ha indicado Merino, “gira en torno a una conducción eficiente, el manejo del tacógrafo, normativa sobre tiempos de conducción y descanso, aspectos de seguridad vial, primeros auxilios y ergonomía, entre otros. En este sentido, aglutina la utilización de todos los elementos del vehículo para mejorar las habilidades de los conductores a la hora de ejercer su profesión, para que estén mejor preparados y amplíen sus conocimientos respecto a la legislación vigente sobre el transporte o economía del transporte”. Como ha añadido, “estamos contribuyendo a mejorar su competitividad, formando sobre seguridad vial, conducción eficiente, ahorro de energía, aspectos medioambientales, seguridad e higiene en el trabajo”, entre otras.

Supervisión de cursos y certificados

Estos exámenes para la obtención del CAP se supervisan desde la Dirección General de Carreteras y Transportes, a través de los 220 centros de formación autorizados. Son autoescuelas y centros de formación privados, de los cuales, y en lo que va de legislatura, se han autorizado 25 nuevos en la región: seis en Albacete, cinco en Ciudad Real, dos en Cuenca y doce en Toledo.

Como ha explicado el responsable de Carreteras y Transportes, “nos corresponde el seguimiento y control de lo establecido en la normativa y para ello, además de autorizar los centros destinados a impartir los cursos, desde esta Dirección General garantizamos el nivel y realizamos los exámenes. Y posteriormente, trabajamos en la homologación, tanto de cualificación inicial como de formación continua; la revisión de la documentación y validación de los cursos realizados; la inspección que pueden ser telemáticas y/o presenciales; también la inspección de las instalaciones de los centros; las convocatorias de las pruebas para la obtención del certificado y, por último, la emisión de certificados y tarjetas identificativas CAP”.

Seis pruebas anuales, la próxima a finales de mayo

La convocatoria anual para la obtención del CAP establece el número de seis pruebas en el año natural, con una especialidad en mercancías y otra en viajeros. Así en 2017, como ha indicado David Merino, se presentaron en las convocatorias 2.200 personas en total, 1.895 aspirantes de mercancías y 300 de viajeros. De los cuales, se consideraron aptos un total de 1.467 en mercancías y 265 en viajeros, un total de 1.732, el 78,5% de los que se presentaron, y se emitieron la totalidad de certificados y el carnet correspondiente.

Y en 2016, como ha resaltado, prácticamente han obtenido el CAP el mismo número de profesionales, con 1.733 certificados, “lo que quiere decir que hay un importante número de personas del sector en nuestra región ya habilitados con el CAP, lo que da seguridad en un sector tan competitivo como el del transporte”.

Entre julio de 2015 y agosto de 2017 se han realizado un total de 3.176 inspecciones, computadas tanto las inspecciones presenciales como las inspecciones telemáticas, sobre un total de 3.464 cursos. “Hasta que hemos intensificado las inspecciones en los últimos años existía cierto nivel de fraude en el sector y con la presencia de inspectores en los centros, se garantiza que se desarrollen de forma correcta, tal y como establece la ley”, ha dicho.

Los próximos exámenes se celebrarán a finales del mes de mayo en Castilla-La Mancha en todos los centros autorizados.