El Gobierno de Castilla-La Mancha ha abierto por tercer verano consecutivo los comedores escolares al alumnado en situación económica desfavorecida, beneficiando, según las estimaciones de la Dirección Provincial de Educación, Cultura y Deportes, a un total de 1.208 niños y niñas de la provincia de Toledo.

Así, han sido 7 los municipios toledanos que en este período estival han mostrado su interés en suscribir el convenio con la Consejería de Educación y Cultura y serán 8 los centros educativos que presten este servicio de comedor. En concreto, los consistorios toledanos que han firmado este acuerdo han sido Bargas, Illescas, Olías del Rey, Sonseca, Talavera de la Reina, Villaluenga de la Sagra y Yuncos.

De los más 1.200 alumnos y alumnas que pueden utilizar este servicio de comedor durante el verano, 856 lo harán con el menú diario subvencionado al cien por cien, mientras que otros 352 lo harán con una beca del 50 por ciento.

El director provincial de Educación, Cultura y Deportes, José Manuel Almeida, ha recordado que “junto con el compromiso adquirido por el Gobierno de Emiliano García-Page con las personas en situación más desfavorecida desde que se inició la legislatura, esta iniciativa de justicia social es posible también gracias a la implicación y colaboración de los ayuntamientos que se han acogido al convenio”.

En este sentido, Almeida trasladaba la importancia de esta colaboración institucional para que “ningún niño o niña de esta región que los necesite se quede sin, al menos, una comida diaria al mediodía” y explicaba que, mientras el Gobierno de Castilla-La Mancha se hace cargo de las ayudas para los menús escolares, los ayuntamientos se ocupan de los gastos derivados por la apertura de los comedores, vigilancia y limpieza.

Por último, Almeida indicaba que “está disminuyendo el número de comedores abiertos en la provincia desde que dio comienzo de esta iniciativa del Gobierno de García-Page, pues en 2016 fueron 12 los ayuntamientos toledanos firmantes del convenio y trece los comedores abiertos, siendo este verano 7 municipios y 8 comedores”.

“Este dato implica que afortunadamente en nuestra región se va haciendo palpable poco a poca la recuperación económica y social de las familias gracias, en parte, a las políticas públicas puestas en marcha en el marco del pacto por la Recuperación Económica y Social de Castilla-La Mancha”, ha indicado Almeida.