El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2, llevará a cabo mañana un seguimiento del aviso de nivel amarillo elaborado por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) por la previsión de lluvias y tormentas localmente fuertes en las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo.

El primer aviso de AEMET, de nivel amarillo, entró en vigor el 8 de septiembre a las 00:00 y se prolongó hasta las 21. Afectando a la comarca toledana de la Sierra de San Vicente. En esta zona hubo lluvias con precipitaciones acumuladas de 15 milímetros por hora, y también tormentas fuertes localizadas.

Por su parte, la provincia de Albacete vio en su totalidad por el aviso amarillo de la AEMET, que también previó precipitaciones acumuladas de hasta 15 milímetros en una hora. En este caso, la alerta dió comienzo a las 12 horas de mañana y se prolongó hasta las 20 horas de la tarde.

Finalmente, en la provincia de Ciudad Real fueron las comarcas de La Mancha y las sierras de Alcudia y Madrona las que, entre las 12 y las 20 horas, se encontraron también en situación de aviso amarillo por lluvias intensas.

Desde el Servicio de Emergencias 1-1-2, dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, se comenzará a realizar un seguimiento exhaustivo de los incidentes que puedan producirse en estas zonas, una vez se inicien las alertas.

Consejos ante tormentas y lluvias intensas

En el caso de las tormentas, es conveniente evitar las zonas altas y no refugiarse debajo de árboles, por el peligro de las descargas eléctricas. En la ciudad, se recomienda buscar refugio en edificios y en el interior de las casas, hay que evitar que se produzcan corrientes de aire, porque pueden atraer rayos.

Si le sorprende una lluvia torrencial ocasionada por dicha tormenta en la carretera reduzca la velocidad, adaptándose a la visibilidad existente; evite pasar por tramos inundados, cauces o ramblas y, si va a pie en el campo, busque lugares elevados ante la posibilidad de una inundación.

Con respecto a las lluvias copiosas, retire de su vivienda los elementos exteriores que puedan ser arrastrados por el agua. Si se inunda parte de su casa, abandone sótanos y plantas bajas y desconecte la energía eléctrica.

Estando en el exterior, si hay lluvias fuertes o tormentas, hay que evitar el vehículo o vadear arroyos o cauces. Hay un gran peligro de ser arratrados por crecidas súbitas de agua. Es mejor alejarse de las vaguadas, ríos o torrentes y evitar ser sorprendidos por una riada.

Finalmente, se deben evitar los desplazamientos por carretera y, si es necesario hacerlos, informarse de las condiciones meteorológicas de la zona a la que se dirige y extremar las precauciones por la posible presencia de obstáculos en la vía.
Por último, se recuerda que en caso de emergencia debe llamar al teléfono 1-1-2, a la vez que se invita a toda la ciudadanía a hacer un uso racional del mismo.