El Gobierno de Castilla-La Mancha ha mostrado su satisfacción por la decisión de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de paralizar la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en la localidad conquense de Villar de Cañas, una instalación con la que el Ejecutivo que preside Emiliano García-Page ha mostrado su rechazo desde el primer momento al no contar con el apoyo social.

Lo manifestó hoy el concesejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, cuando le preguntaron al respecto en la presentación del Programa Operativo de Educación Ambiental de Castilla-La Mancha. La decisión fue del Ministerio para la Transición Ecológica, solicitando al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), suspender la tramitación para un permiso de construcción de un “basurero nuclear”. El funcionario recalcó que “hemos conseguido hoy uno de los hitos más importantes de esta legislatura en Castilla-La Mancha”. El logro fue gracias a las conversaciones y el trabajo conjunto con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Gobierno central.

Y es que, ha insistido en que “no se pueden tomar las decisiones en un país como el nuestro de manera unilateral”, como fue el planteamiento de esta infraestructura nuclear proyectada en la región por parte del Gobierno anterior, tanto el central como el regional, en la pasada legislatura.

“Todos tenemos que remar en la misma dirección, que es la dirección de los intereses de los ciudadanos y en Castilla-La Mancha los ciudadanos no querían un cementerio nuclear” y es por ello que ha querido compartir con ellos hoy esta “alegría”, ha dicho.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha recordado hoy que “algunos decían que no habían diferencia, que los gobiernos del PP y el PSOE eran igual e iban a perjudicar a Castilla-La Mancha”, y ante esto, ha dicho, “la realidad ponen de manifiesto que no era cierto”.

Explicó que se trata de “un antes y un después, la noche y el día”, y resaltó la importancia para el Gobierno de Castilla-La Mancha y para el Gobierno de España ya que las políticas de medio ambiente son “prioritarias”.

Desde Castilla-La Mancha, ha expresado, “reclamábamos que el medio ambiente estuviera por delante de las energías nucleares y hoy el Gobierno central ha puesto por delante el medio ambiente antes que cualquier otra cuestión y es una enorme alegría”.

Así, Francisco Martínez Arroyo ha querido compartir esta noticia con los ciudadanos y específicamente con aquellos “que llevan muchos años peleando porque en Castilla-La Mancha no se instalara un basurero nuclear”.