El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha señalado que “una de cada cuatro hectáreas de cultivo de aromáticas en la región tiene una ayuda agroambiental del Gobierno de Castilla-La Mancha”.

Durante la presentación del curso de cultivo de plantas aromáticas organizado en el centro cultural San Francisco de la localidad alcarreña de Cifuentes, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, acompañado por la directora del Instituto de la Mujer en la región, Araceli Martínez y el alcalde del municipio, José Luis Tenorio, ha recordado que se trata de una ayuda “única es España”, siendo “la primera vez que en un programa de desarrollo rural se pone una medida específica para apoyar el cultivo de plantas aromáticas”, con 155 euros por hectárea de lavanda o lavandín.

Hasta ahora se han anotado 35 agricultores para utilizar esta ayuda agroambiental cuya duración es de cinco años y abarca un territorio de 645 hectáreas.

Martínez Arroyo destacó la importancia de las aromáticas en Guadalajara, donde se concentra el 60 por ciento de las más de 2000 hectáreas que realizan este cultivo. Hay cuatro empresas de destilación que se dedican a transformar el producto y luego la comercialización en forma de aroma a lo largo de todo el planeta.

Según ha indicado, durante estas jornadas el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, “el futuro de esta tierra pasa por diversificar agricultura hacia campos menos explorados como plantas aromáticas” siendo éstas, como la lavanda o el lavandín o espliego una “alternativa a herbáceos de secano, porque el mercado demanda el producto”.

Dentro de esta diversificación, además, hay que tener en cuenta, ha insistido, la transformación del producto dentro del mismo territorio porque “se genera valor añadido aquí”, para que estos cultivos sean una alternativa también desde el punto de vista de la rentabilidad.

Todavía, ha explicado Martínez Arroyo, este cultivo de aromáticas es un sector pequeño, con 2.300 hectáreas cultivadas y 135 agricultores, hombres y mujeres que o bien “son profesionales o se hacen profesional con las platas aromáticas”, fijando población en el territorio y generando riqueza, agricultores que son defendidos desde el Ejecutivo de Emiliano García-Page y que son los que verdaderamente “se juega su dinero y generan riqueza y empleo”.

El trasvase, una decisión política y no técnica

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural tambien habló del trasvase. Una decisión política, no técnica, que se llevó adelante ni bien la legislación vigente permitió llevar adelante cada uno de los procedimientos.

A preguntas de los medios de comunicación al respecto, durante su visita a Cifuentes, Martínez Arroyo ha expresado que “parece que se estaba esperando a que los embalses superaran el límite de los 400 hectómetros cúbicos para tomar esta decisión”.

En este sentido, y ante la situación que atraviesan los pantanos de cabecera, ha invitado a la ministra a conocer los embalses del Alto Tajo y a “tomar la decisión pensando siempre en todos los ciudadanos no solamente en los agricultores del Levante”.

En esta línea, ha resaltado Martínez Arroyo, Castilla-La Mancha es una comunidad “solidaria” desde donde “ha salido agua para generar desarrollo en el Levante” y en estos momento, ha insistido, “se debe aplicar el sentido común” y que “el agua que está en Castilla-La Mancha debe generar riqueza en Castilla-La Mancha” teniendo en cuenta el principio de que “la cuenca cedente es prioritaria frente a la receptora”, una situación que “no se está dando en este momento”.

Así, ha solicitado el compromiso de todos los castellano-manchegos en “defensa de un recurso del que tanto dependemos para que nos ayude a seguir viviendo y manteniendo nuestro medio rural”.

Obras en el Castillo de Cifuentes a través del GDR

Además, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha puesto de manifiesto que “aquellos que viven en los pueblos deben decidir la forma en la que deben desarrollarse sus municipios”, algo en lo que cree decididamente el Gobierno de Castilla-La Mancha y que se traduce en los más de 135 millones de euros para los próximos años que recibirán a través del Leader los Grupos de Desarrollo Rural en la región”, lo que permite dotarlos “de autonomía” para decidir su futuro a través de un modelo determinado de desarrollo.

Así se ha pronunciado Francisco Martínez Arroyo, quien ha visitado esta mañana las obras de la torre del Homenaje del Castillo de Cifuentes. Se trata de una intervención que ha sido posible con las ayudas del proyecto Leader solicitado por el Grupo de Desarrollo Rural FADETA (Federación de Asociaciones para el Desarrollo Territorial del Tajo-Tajuña).

El consejero, que ha estado acompañado por el alcalde Cifuentes, José Luis Tenorio, y por la directora del Instituto de la Mujer de Castila-La Mancha, entre otros, ha destacado que este tipo de ayudas que se canalizan a través de los Grupos de Acción Local, sirven para que “la gente que ha decidido vivir en los pueblos decida el modelo de desarrollo que quiere para su territorio”.

El proyecto en cuestión, aplicado sobre un castillo que es Bien de Interés Cultural, fue aprobado a través del proyecto Leader y con una inversión de 200.000 euros. Las tareas incluyen la restauración de la torre para impulsar el turismo en la región.