El Gobierno de Castilla-La Mancha ha incrementado en 105 por cien en lo que va de legislatura los Proyectos de Inclusión Social destinados a luchar contra la pobreza y la desigualdad social, pasando de los 72 que había en el año 2015 a los 148 proyectos.

Así lo ha confirmado la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, durante su comparecencia en el Pleno de las Cortes para informar sobre la evolución de los Programas de Inclusión Social en Castilla-La Mancha, en la que ha destacado que el presupuesto destinado a las entidades que trabajan en Integración Social ha evolucionado al alza en esta legislatura. En 2015 se presupuestaron 3,5 millones de euros para financiar diversos proyectos con entidades del Tercer Sector, mientras que en 2018 el presupuesto ha sido del 5,4 millones, un 55,4 por cien más que en el año 2015.

Sánchez también ha destacado el incremento del presupuesto destinado a las Corporaciones Locales para realizar acciones de Inclusión Social en un 118%, pasando de 3,5 millones de euros en 2015 a 7,6 millones en 2018, habiéndose invertido desde el 2016 un total de 18,2 millones de euros para reducir la desigualdad, la pobreza y generar procesos para la igualdad de oportunidades.

Además, el Gobierno de Emiliano García-Page, en su empeño por luchar contra la pobreza y la desigualdad social, ha incrementado los empleados públicos en un 18%, 101 profesionales se han incorporado a los servicios sociales municipales para trabajar en red con las entidades de Iniciativa Social a través de 65 Equipos Técnicos de Inclusión, mientras que el Partido Popular despidió a 383 técnicos durante la pasada legislatura.

Los Proyectos de Inclusión Social están destinados a atender a personas que se encuentran en situación de pobreza y dificultad social, como por ejemplo, las acciones comunitarias para mejorar la convivencia en barrios desfavorecidos de los municipios de Castilla-La Mancha, la mediación socioeducativa con la población gitana o la inserción sociolaboral de personas con dificultades sociales, entre otros.

Un nuevo modelo de Inclusión Social

Además, la consejera ha destacado que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha diseñado desde el año 2015 un nuevo modelo de inclusión social, que cuenta con la participación de las personas beneficiarias en su diseño, realización y evaluación de los itinerarios de inserción social, y que supone un trabajo conjunto entre el Tercer Sector, sus profesionales y las personas que se encuentran en riesgo o exclusión social y son beneficiarios de proyectos sociales.

Sánchez también ha destacado otras medidas puestas en marcha por el Gobierno de Emiliano García-Page como el Plan contra la Pobreza Energética, del que se han beneficiado más de 68.046 personas, o el incremento en un 20% del Ingreso Mínimo de Solidaridad, fijándose en un mínimo de 446,45 euros y del que se han beneficiado más 10.853 personas en esta legislatura frente a las 5.829 de la legislatura anterior. Además, se han incrementado las Ayudas de Emergencia Social otorgándose 20.923 ayudas frente a las 14.981 de la legislatura anterior y beneficiando a un 40% más de familias, y se ha consolidado la Red de Atención de Personas Sin Hogar, atendiendo a más de 5.000 personas en este 2018 en los 13 recursos de acogida que disponen de 335 plazas en la región.

Un conjunto de medidas en las que “llevamos muchos años trabajando para que las personas y las familias vivan mejor, para que puedan salir de situaciones de pobreza y conseguir la inclusión social”, porque, ha concluido la consejera, “este Gobierno se ha propuesto, y ha sido propuesto por los ciudadanos de Castilla-La Mancha para mejorar la sociedad y transformarla, y en ese camino nos gustaría contar con todos ustedes, pues el problema de la pobreza, la desigualdad y la exclusión es un problema de todos”.