A tavés de la Consejería de Fomento el Gobierno regional puso a disposición del Ayuntamiento de Chinchilla de Montearagón diferentes vehículos de transporte para retirar material rocoso. Luego de que se registraran desprendimientos de rocas, el Gobierno puso manos a la obra para auxiliar a la comunidad.

La ayuda fue confirmada por el el delegado de la Junta en Albacete, Pedro Antonio Ruiz Santos durante la visita realizada con el director provincial de Fomento, César López Ballesteros y el alcalde de Chinchilla, José Ignacio Díaz, a la carretera afectada. El trabajo consiste entonces en recuperar la carretera para el tráfico de vehículos y trabajar en el dispositivo de limpieza y retirada de los materiales.

Ruiz Santos ha expresado en una atención a los medios de comunicación que lo prioritario es que “afortunadamente no se ha registrado ningún daño personal”, y ha calificado de “cuantioso el daño material ocasionado por este nuevo desprendimiento”.

El delegado de la Junta en Albacete ha trasladado que el Gobierno de Castilla-La Mancha estableció comunicación durante la jornada de ayer con la Corporación municipal de Chinchilla para evaluar la situación, tras conocerse la noticia, asumiendo el compromiso de conocer ‘in situ’ los desperfectos ocasionados, y las posibles soluciones para restablecer la normalidad en este pueblo albaceteño.

Además, el representante de la Administración autonómica ha detallado que será el Consistorio de Chinchilla “el titular de las obras de reparación”, y desplegará maquinaria pesada y de limpieza, mientras que la Junta de Comunidades ofrece vehículos para su posterior transporte.

Otros desprendimientos en la provincia de Albacete

El delegado provincial recordó que en los últimos dos años se han producido diferentes desprendimientos. Dependiendo de las carreteras afectadas, existen diferentes competencias entre las administraciones a la hora de encargarse de solucionar y reparar desperfectos en suelos y espacios municipales.

En este sentido, Ruiz Santos ha puesto como ejemplo la inversión de más de 1,5 millones de euros realizada por el Gobierno regional en la carretera CM-3203, de titularidad de la Junta, dentro del término municipal de Ayna, para limpieza y estabilización del talud, tras ser declarada por el Consejo de Gobierno como obra de emergencia.

Dentro de estas actuaciones directas de la propia Administración regional, el delegado de la Junta también ha avanzado que la Consejería de Fomento está acometiendo un obra de acondicionamiento y limpieza en la CM-3201, en la localidad albaceteña de Alcalá del Júcar, provocada también por un desprendimiento, y cuya inversión ascenderá a 450.000 euros.

También se informó de un desprendimiento similar de rocas el pasado 7 de marzo, en Ladomar, pedanía de Yeste, y donde el personal de Brigadas de Conservación de Carreteras también trabajo fuertemente.

Finalmente, Ruiz Santos ha señalado que en el caso del desprendimiento de rocas, producido dentro del casco urbano de Alcalá del Júcar, el Gobierno regional está trabajando conjuntamente y de forma coordinada con el resto de administraciones provinciales, locales y el Estado.