La consejera de Fomento, Agustina García Élez, aseguró que el Gobierno regional apuesta por las buenas comunicaciones a través de la carretera para contribuir al “turismo como clave en el desarrollo del medio rural y para que esas personas puedan llegar y los vecinos mantenerse en estos pueblos”. Gracias a esta comunicación, según ha continuado, se puede “vender una zona como ésta con un enclave fabuloso y un entorno maravilloso”.

Así se manifestó la funcionaria en su visita a las obras de las carreteras de la Sierra de San Vicente, donde estuvo acompañada por el director general de Carreteras y Transportes, David Merino; el director provincial de Fomento de Toledo, Pascual Aguado; o el alcalde de El Real de San Vicente, Jorge Luis Martín.

García Élez agradeció la paciencia de los habitantes de la zona hasta ver que “llega una obra que se prometió y que el Gobierno de García-Page ha cumplido”, al tiempo que ha criticado la “falta de conservación y mantenimiento” que venían arrastrando. El objetivo, ha subrayado, es también el de “garantizar la seguridad vial en nuestras comunicaciones”, algo que en el caso de la Sierra de San Vicente “era de justicia que llegara, de una vez por todas”.

El Gobierno vino a aceptar un compromiso y a solucionar el problema

En respuesta a los periodistas, la titular de Fomento del Gobierno regional se ha dirigido a los dirigentes del PP que se pasean ahora por esta zona y “se sorprenden de cómo están estas carreteras, cuando así estaban hace cuatro y ocho años”. Sin embargo, “este Gobierno lo dijo cuando estaba en oposición y lo cumple cuando está en el Gobierno; vinimos a aceptar un compromiso para solucionar el problema y cubrir las necesidades de los vecinos”.

Consciente de la problemática en carreteras de la provincia y de toda la región, Agustina García Élez sostuvo que “nuestro compromiso es seguir apostando e invirtiendo en carreteras”. Como ejemplo, se ha referido a los 51,1 millones de euros que se han destinado ya esta legislatura para arreglar 211,9 kilómetros en la provincia de Toledo, cifras que chocan con los solo 40 millones de euros que el anterior Gobierno destinó a toda la región en cuatro años; un “crecimiento exponencial” en esta legislatura que viene a “garantizar que municipios como éste de la Sierra de San Vicente tengan unos accesos acorde al siglo XXI”, atendiendo además, en este caso concreto, una reivindicación histórica.

Una obra integral que se desarrollará sobre 27,6 kilómetros con una inversión de más de 7 millones de euros

En estos momentos, se está trabajando en una primera fase de las obras que abarcan 16,1 kilómetros, 10,2 en la CM-5001 y 5,9 en la CM-5005, y para la que se destinarán 4 millones de euros; los municipios que se verán beneficiados, principalmente, son El Real de San Vicente y Pelahustán. En una segunda fase, que se encuentra en periodo de redacción de proyecto, se contemplan otros 11,5 kilómetros en la CM-5005 y tres millones de euros, y afecta directamente a la localidad de Almendral de la Cañada. Entre las dos fases, la obra se desarrollará sobre 27,6 kilómetros y más de siete millones de euros.

En esta primera fase, los trabajos consisten en el ensanche y refuerzo de la carretera CM-5001, en el tramo que va desde la intersección CM-5002 hasta la población de El Real de San Vicente, travesía de El Real de San Vicente y hasta el límite de la provincia de Ávila. El otro tramo que es objeto de obra es el de la CM-5005, desde Pelahustán, incluyendo la travesía, hasta la intersección con la CM-5001. La finalidad de esta actuación es garantizar la seguridad vial en todo el tramo.

El Índice Medio Diario en estas carreteras es de 535 vehículos, siendo algo más de un diez por ciento correspondiente a vehículos pesados.