Ayer lunes se celebró la Asamblea General De Socios del Deportivo Manchego en los salones del Hotel Parque Real. Una asamblea donde se evaluó la temporada del equipo que acaba de terminar y los objetivos para la próxima campaña, así como la situación financiera actual del equipo.

Resumen de la temporada

Empezó hablando el Presidente D. Agustín Casado, el cual hizo un breve resumen de la temporada, en la que, a nivel deportivo, no se consiguió el objetivo marcado al principio que era el ascenso de categoría, a pesar de que había un equipo de suficiente nivel para conseguirlo, pero los resultados no nos han acompañado. A pesar de todo, el equipo ha estado luchando hasta el final. Agustín Casado también tuvo palabras de agradecimiento a los jugadores, cuerpo técnico y a todas las personas que de una manera u otra han colaborado con el equipo.

A continuación hizo un adelanto del tema económico, en el cual explicaba, que la actual Junta Directiva, se ha encontrado después de hacerse cargo del club con deudas inesperadas que fueron generadas por el anterior Presidente, el cual no informó en la Asamblea del año pasado ni a la Junta Directiva que se hizo cargo del club, motivo que ha condicionado toda la temporada.

También informó a los socios, de que se han llevado negociaciones con el C. D. Manchego Ciudad Real con el objetivo de unir fuerzas ambas directivas, y explicando que es lo mejor para el fútbol de la ciudad.

Balance económico

Tras el Presidente, tomó la palabra el Tesorero D. Carlos Quintana, quien dio a conocer el balance económico de la Temporada 2017/18, el cual se saldó con un balance negativo de 13.563,86 € debido principalmente al concierto organizado en ferias de Rocío Aguilar, el cual no dio el resultado esperado, quedando todavía pendiente de cobrar 10.400 €. Después informó a los socios de la deuda dejada por el anterior Presidente de la temporada anterior y de la cual no informó ni en la Asamblea de Socios de hace un año ni a la actual Junta Directiva, por valor de 34.770,33 €. Esa deuda está dividida entre compra de material deportivo, juicio por el impago de ese material, pago de abogado, deuda con entrenadores de la temporada pasada, y viajes de los diferentes equipos con la empresa de autobuses.

Además dejó otra deuda con la Federación por impago de arbitrajes de los 5 equipos de la temporada anterior, los cuales el Presidente D. Agustín Casado tuvo que hacer frente con dinero de su bolsillo para poder realizar las correspondientes fichas de los diferentes equipos, quedando como reconocimiento de deuda con el club.

A continuación la Junta Directiva presentó al completo su dimisión, y propuso a la Asamblea la disolución del club, siendo aprobado este punto en votación por mayoría de los socios.