Castilla-La Mancha es la tercera comunidad autónoma de régimen común que más ha reducido el peso de su deuda pública sobre el Producto Interior Bruto (PIB) desde el inicio de la legislatura.

Así se pone de manifiesto en los datos oficiales sobre la deuda pública del primer trimestre de este año por comunidades autónomas, que hoy ha publicado el Banco de España.

De acuerdo con estos datos, Castilla-La Mancha es una de las tres únicas comunidades autónomas de régimen común que durante esta legislatura ha reducido su deuda pública en porcentaje sobre el PIB, en concreto, una décima.

Por el contrario, en el conjunto de España esta variable se ha incrementado un punto en porcentaje sobre el PIB en este mismo periodo.

Una evolución positiva de la deuda pública de la Comunidad Autónoma que también se observa en comparación con el trimestre anterior, ya que Castilla-La Mancha vuelve a estar entre las regiones en las que se reduce el peso de su deuda.

Así, con respecto al final de 2017, en el pasado mes de marzo la deuda pública de Castilla-La Mancha se había reducido en tres décimas, siendo la cuarta Comunidad Autónoma que ha registrado una mayor reducción en porcentaje sobre el PIB.

Además, si se compara con la media nacional en Castilla-La Mancha la reducción registrada es tres veces mayor, ya que el conjunto de comunidades autónomas han disminuido su deuda pública únicamente una décima.

Lo mismo ocurre si la comparación se efectúa con respecto a hace un año, dado que de marzo de 2017 al mismo mes de este año la deuda pública de Castilla-La Mancha en relación con su PIB se ha reducido en cuatro décimas, mientras que la de la media nacional no ha experimentado variaciones.

Los datos oficiales del Banco de España evidencian el control de la deuda pública que está llevando a cabo el Gobierno de Emiliano García-Page, que desde el inicio de la legislatura está manteniendo unas finanzas públicas saneadas, lo que, además, está haciendo compatible con la recuperación social y económica de la región.