El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, espera que en breve se pueda dar una solución definitiva a los pozos de las explotaciones prioritarias del Alto  Guadiana, regularizando su situación por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, competente en la materia y con la que el Gobierno de Castilla-La Mancha lleva trabajando, en este aspecto, desde el comienzo de la legislatura.

Lo manifestó Fracisco Martínez Arroyo en una reunión con el presidente de la COmunidad de Usuarios Mancha Occidental I (CUAS), Ángel Bellón y otros representantes, y el responsable de políticas de aguas de WWF España, Alberto Fernández Lop. “Es una cuestión pendiente hace mucho tiempo y es el momento de resolverlo y empear a trabajar para garantiar el futuro desarrollo de la zona”.

Recordó que hace tiempo se viene trabajando técnica con la Confederación Hidrográfica de Guadiana. Se espera que en breves fechas de 2018 los agricultores reciban la comunicación de la Confederación al respecto de la solución de los pozos de explotaciones prioritarias.

El responsable de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha ha señalado al respecto que es “un buen momento” para solicitar a la ministra de Agricultura “que se vuelva a poner en marcha el plan especial del Alto Guadiana, que se ponga en marcha el Consorcio” en el que participan ambas administraciones: la general del Estado y la regional, ya que “es una herramienta imprescindible para resolver el problema de los agricultores y de los regantes”.

En el encuentro tambiéns se habló del agua y la posición común que se promueve desde el Ejecutivo regional durante los encuentros con regantes, agricultores o entidades. En marzo también hubo reuniones de este tipo. En dichas reuniones estuvieron representantes de los regantes de las cuatro cuencas hidrográficas más importantes de la ona: Tajo, Guadiana, Júcar y Segura.

Así, Martínez Arroyo ha recalcado que “se trata de una posición común del Gobierno y de la sociedad castellano-manchega en la defensa de intereses de esta tierra”, una postura que se espera poder tener “cerrada” en dos meses, porque “tanto los regantes como quienes no pueden acceder al agua la necesitan para garantizar el futuro de sus explotaciones”.

Las observaciones al primer borrador fueron presentadas hasta el 13 de abril, fecha límite. De esta manera, ha incidido en la importancia que este recurso tiene para el futuro del sector y para que “la gente joven, al igual que se hace en otros lugares, puedan acceder al agua”.

Educar en la importancia del agua desde pequeños

En el encuentro, además, el consejero ha trasladado a los regantes la posibilidad de trabajar juntos en el Plan de Educación Ambiental de Castilla-La Mancha que va a contar con un presupuesto de 1,5 millones de euros.

De lo que se trata, ha dicho Martínez Arroyo, es que además de conocer y hacer accesibles  los espacios naturales existentes en el territorio regional a los escolares, y la importancia de preservarlos, se les traslade, a través de los propios regantes, “lo importante que es hacer un buen uso con el agua para que podamos generar más actividad económica, porque es el futuro”, resaltando que “el buen uso del agua que hacen nuestros agricultores es imprescindible para garantizar el futuro del medio rural de Castilla-La Mancha”.