Una veintena de delegados y delegadas sindicales de UGT y CCOO en GEACAM han protestado hoy en Toledo a las puertas del Centro Operativo Regional de lucha contra incendios forestales para exigir al consejero de Desarrollo Sostenible de CLM, José Luis Escudero, que rectifique y de marchas atrás a los recortes tanto en personal como en medios que su departamento está llevando a cabo en la Empresa Pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha.

La protesta se ha producido durante la presentación de la campaña de prevención y lucha contra los incendios forestales de 2021 que ha protagonizado el consejero en el Centro Operativo Regional, una campaña que –según sostienen los dos sindicatos mayoritarios- recorta los derechos que tienen firmados desde hace 13 años estos trabajadores y trabajadoras.
Rosario Madrigal, coordinadora de la sección sindical de UGT en GEACAM, denunciaba la falta de voluntad política para llegar a acuerdos y abordar la alta tasa de conflictividad laboral que existe en la empresa, una conflictividad que también se traduce en contratos en fraude de ley; en falta de estabilidad laboral; en la no regulación de las actuaciones de emergencias que acomete este colectivo; en una congelación de salarios; y en un convenio colectivo que lleva caducado ocho años.

La responsable de la Unión General de Trabajadores advertía de que desde el año 2019 el Gobierno regional ha recortado los medios en GEACAM en un 40%. “Si en 2019 había 155 medios de extinción, el próximo 1 de junio la campaña de extinción se iniciará con tan solo 45 medios”. Añadía que estos recortes no hacen otra cosa que poner en riesgo tanto a los trabajadores y trabajadoras de GEACAM como al propio medio natural.

“Si este Gobierno apuesta por GEACAM, debe demostrarlo dotando al futuro convenio con presupuesto para mejorar las condiciones laborales y sociales y adaptar el dispositivo. La Junta no quiere empleo estable, no quiere que haya una renovación generacional, no quiere repoblar el medio rural, no quiere proteger el medio ambiente; este gobierno se está riendo de su ejército amarillo y estamos aquí para decir bastas ya”, indicaba Rosario Madrigal.

En este sentido, Manuel Amores –presidente del Comité Intercentros de GEACAM- apuntaba que la campaña de extinción “se ha recortado en los dos últimos años, de cuatro meses a 100 días el año pasado para todo el dispositivo; y este año a 110 días para una pequeña parte, 100 días para otra y 90 días para la mayoría.”

“Pretenden además que estemos trabajando de 7 a 15:00 horas y luego ir a un incendio cuando este se declare. Eso puede significar tener que ir a apagar un incendio después de ocho horas de trabajo previas. Los trabajadores tenemos que estar en condiciones óptimas a la hora de entrar en un incendio. Por eso, tras el incendio del 2005 en Riba de Saelices, se cambió el modelo. Ahora quieren que volvamos al anterior y eso pone en riesgo la seguridad de los trabajadores y la de los montes.”

Amores también ha advertido que el número total de trabajadores que afrontarán este año la campaña de incendios “es sensiblemente inferior al del año pasado y más aún respecto a 2019, cuando la plantilla del Geacam éramos unas 2.100 personas, 300 de Oficinas y Asistencias Técnicas y cerca de 1.800 del operativo de prevención y extinción, a las que en la campaña de incendios se añadían otras 500 eventuales.”

“Este año, la plantilla apenas pasa ya de 1.500 personas, porque llevamos dos años sin cubrir las bajas, hay más de 250 vacantes sin cubrir. Y van a contratar 253 eventuales, más otros 90 para cubrir bajas por IT del personal indefinido, en vez de las 500 de hace dos años, cuando en cada retén había cinco especialistas, un responsable y un conductor. Y este año solo habrá cuatro especialistas, una persona menos por retén”.

“Así que hace dos años, Castilla-La Mancha contaba con cerca de 2.300 personas para la campaña de extinción, mientras que este año apenas vamos a pasar de 1.800. Más los 21 jefes que han contratado, eso sí”, ha advertido Amores.

UGT y CCOO han insistido en que estos recortes son inasumibles y han recordado que se mantienen las fechas para las huelgas previstas en las cinco provincias: el 24 de mayo en Guadalajara; el 26 en Ciudad Real y Albacete; y el 28 de mayo en Toledo y Cuenca.

Pero la mayor parte de la plantilla, cerca de 2.000 personas (unas 400, interinas), integran el operativo de prevención y extinción de incendios y su convenio lleva caducado desde diciembre de 2012.

Ambos sindicatos denuncian que es común en GEACAM el personal en fraude de ley; la reducción de la campaña de extinción; la no contratación de personal tras las jubilaciones; una plantilla envejecida; interinos cuya contratación se eterniza; la realización de trabajos por medio de contratos de menor categoría; el aumento de personal directivo; o el reparto de pluses de forma aleatoria. A ello suman un convenio colectivo caducado desde 2012.

Lamentan igualmente las sucesivas mentiras vertidas por la compañía sobre los trabajadores y trabajadoras. En este sentido, defienden que por parte de los trabajadores siempre ha existido una predisposición clara a la negociación, siendo totalmente falso que –como sostiene GEACAM- se hayan negado a colaborar.

Estos trabajadores y trabajadoras ya se han cansado de esperar, de no tener un convenio que recoja la realidad de la empresa y de tener una alta conflictividad laboral que deriva en un mal ambiente de trabajo. Están hartos de recortes en campaña de extinción y de una tasa de reposición que lleva dos años sin salir, lo que repercute mucho en los interinos.