La higienista dental del Área Integrada de Guadalajara, Susana Cruz, participó en Indonesia de una iniciativa con objetivo de brindar atención bucodental a la población, así como divulgar buenas prácticas de higiene bucodental.

Para Cruz, higienista en el consultorio de Alovera y en los centros de salud de Sigüenza y Los Manantiales, fue la primera participación en una actividad de voluntariado de este tipo. Se desarrolló junto a otras cinco profesionales de España entre odontólogas (entre ellas la trabajadora del SESCAM en Sonseca, María Dolores Ortega), higienistas dentales, auxiliares y una profesora, en las localidades indonesias de Malang y Curahjati.

Se atendió, en colaboración con las hermanas del Niño Jesús Pobre, a más de 350 personas, tanto niños como adultos. En Malang también se impartieron actividades de educación para salud bucodental para los niños del colegio, formando así en la importancia de realizar un correcto cepillado y buenos hábitos alimenticios, evitando prácticas y alimentos que perjudican la salud de los dientes.

Durante su estancia en el orfanato y colegio de Curahjati, que contaba con gabinete y sillón dental, se realizaron distintos tratamientos odontológicos, principalmente extracciones dentales, tartrectomías o limpiezas dentales, aplicación de flúor y obturaciones (empastes). Para ello se han apoyado en pictogramas, con textos sencillos en español o ‘bahasa’ (lengua indonesia), y con ayuda de las monjas como traductoras han impartido charlas de salud bucodental y se les ha instruido sobre lo que debían hacer cuando la dentista procediera a hacerles la revisión.

En este sentido, Susana Cruz tiene experiencia en el uso de pictogramas, empleados de se hace tres años en consulta odontológica en Atención Primaria para tratar a menores con Trastorno del Espectro Autista. Han demostrado su utilidad a la hora de explicar en qué consiste la atención y los cuidados bucodentales, y para preparar en la atención que se va a recibir en consulta. La experiencia se aplicó también en el voluntariado en Indonesia para explicar de forma clara y mediante dibujos “que son un lenguaje universal”, ha dicho, qué es una consulta odontológica y cómo cuidar sus dientes.

Durante su estancia en Indonesia, observaron que los problemas dentales de los niños se deben a un aumento en el consumo de dulces y leche condensada y en polvo, así como el empleo de pajitas para beber zumos y batidos, algo que perjudica especialmente a la dentición temporal y definitiva del sector anterior y de molares posteriores. En muchos casos los problemas no eran tratables debido a la falta de material, “sólo quedaban restos radiculares de la dentición temporal (raíces) y ante eso lo mejor es dejarlo y esperar a que salgan los dientes definitivos para reemplazarlos”, ha explicado, “salvo que tuviesen un proceso infeccioso y entonces sí se realizaba la extracción”.

“Fuimos con la ilusión no sólo de realizar un trabajo solidario directo sino para realizar actividades con los niños del colegio y educarles en la prevención para su salud oral”, ha resaltado Susana Cruz, quien ha destacado que “también hemos recibido a cambio, y nos han enseñado que no hace falta tener de todo para ser feliz”.

Finalmente, valoró el entusiasmo de todas las personas que se sumaron a la iniciativa, la colaboración de las hermanas de la orden y los aportes realizados por profesionales y laboratorios para reunir el material que se empleó durante la campaña.