Castilla-La Manchacasi duplicó en los últimos dos meses las recetas interoperables dispensadas a ciudadanos de otras comunidades autónomas. Hasta el mes de junio, la cifra estaba en las 127.038 dispensaciones, mientras que a fin del mes de agosto se contabilizaron 247.047 recetas dispensadas.

Las vacaciones de verano y los desplazamientos de los ciudadanos a la comunidad autónoma, así como la incorporación de nuevas regiones al proyecto de receta interoperable, como Baleares y Andalucía, que se adhirieron en junio y julio, incrementaron de forma considerable el número de beneficiarios de esta medida que hace más de un año empezó a funcionar en Castilla-La Mancha.

Además de las ventajas que aporta a los pacientes, la receta interoperable está contribuyendo de manera muy notable a reducir la carga administrativa de los profesionales de Atención Primaria, ya que al no tener que dedicar parte de su tiempo de consulta a la prescripción de recetas, pueden optimizar sus agendas y ofrecer una atención más completa a los ciudadanos.

Desde el 1 de julio de 2017, las 1.275 oficinas de farmacia de nuestra comunidad autónoma pueden dispensar la medicación prescrita en otras quince regiones: Canarias, Extremadura, Navarra, Comunidad Valenciana, Galicia, Aragón, La Rioja, Castilla y León, Asturias, Murcia, Cantabria, País Vasco, Cataluña, Baleares y Andalucía, sin necesidad de que el ciudadano presente la receta en papel.

El objetivo principal del proyecto es que los pacientes puedan moverse por toda la nación y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país, independientemente de en cuál de ellas haya sido recetada.

El balance de la implantación de esta medida en Castilla-La Mancha no puede ser más satisfactorio ya que un total de 38.183 pacientes se han beneficiado de ella. Son los ciudadanos de la Comunidad Valenciana los que más han solicitado este servicio, con 172.087 recetas dispensadas, el 70 por ciento, seguidos de los de Cataluña, con 19.592, Aragón, con 10.204 dispensaciones, Extremadura, con 10.076, País Vasco, con 7.281, Castilla y León, con 6.575 y Murcia, con 5.430.

Las oficinas de farmacia de la provincia de Cuenca son las que más dispensaciones han realizado en este tiempo, con un total de 105.603, casi el 43 por ciento, seguidas de las de la provincia de Albacete, con 69.100, Ciudad Real, 29.777, Guadalajara, 22.027 y Toledo, con 20.539.

El SESCAM lleva a cabo el proyecto de receta interoperable en colaboración con las oficinas de farmacia de la región, bajo la coordinación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Las oficinas de farmacia disponen de un lector de bandas magnéticas capaz de extraer el Código de Identificación del Paciente de la banda, independientemente de cuál sea la comunidad autónoma emisora de la tarjeta sanitaria individual del paciente.

Una vez que el paciente es correctamente identificado, el aplicativo proporciona a través del nodo central del Ministerio, el listado con los medicamentos autorizados en su comunidad autónoma de origen, del mismo modo que se trabaja habitualmente con los ciudadanos de Castilla-La Mancha, pudiendo así dispensar la medicación requerida por el paciente con la misma aportación que si estuviese en su comunidad de origen.