El director general de Carreteras y Transportes, David Merino, señaló que el Gobierno regional empleó a 56 operarios y 33 medios materiales y vehículos para trabajar en el despeje de rutas luego de las intensas lluvias. Diferentes vías de la Red Regional de Carreteras de las provincias de Cuenca, Guadalajara y Albacete debieron ser cortadas al tráfico por arrastre de lodo, vegetación y otroso elementos sobre la calzada.

Merino ha querido agradecer “la extraordinaria labor de los retenes de las Brigadas de Conservación y Mantenimiento de Carreteras de estas provincias que actuaron con rapidez, eficacia y diligencia hasta que se ha podido proceder a la reapertura de estas infraestructuras garantizando así la seguridad de los conductores y viajeros que transitan por nuestra comunidad”.

En la provincia de Cuenca las zonas afectadas fueron los tramos de la CM-310, entre Cañaveras y Villaconejos de Trabaue, y la CM-2108, también en Villaconejos. Así como también un tramo de la CM-3222. Allí hubo que intervenir con 12 operarios, un camión con cuña y un camión brigada por el paso de la riada que ocasionaron las lluvias torrenciales de los últimos días.

En esta provincia también han intervenido un retén de guardia compuesto por un encargado, un conductor y dos peones, además de un camión y un furgón, y la Brigada de Conservación formada por un encargado, un capataz y dos peones. Se tuvo que proceder a señalizar y conear ambos carriles, en muchos casos, para la limpieza progresiva de la calzada.

En lo que respecta a la provincia de Guadalajara, las lluvias acaecidas y los consecuentes torrentes y arrastres, provocaron daños puntuales en la CM-2028 (Loranca de Tajuña), CM-2003 (Escariche), CM-2001 y CM-2029 (Yebra), CM-2007 (Valdeconcha) y CM-2015 (Millana). El retén de guardia de las Brigadas de Conservación de la Dirección Provincial de Fomento ha actuado desde el inicio para señalizar y actuar en las zonas afectadas por desbordamientos y desprendimientos, por lo que tuvieron que incorporarse otras tres brigadas formadas por un encargado general, tres encargados de obras, dos operadores, dos conductores y seis peones.

Todo este equipo humano ha mantenido señalizadas y abiertas al tráfico las carreteras afectadas y continuarán trabajando hasta finalizar las operaciones de limpieza necesarias, tal y como ha explicado el director general de Carreteras y Transportes. Hasta el momento han intervenido con cuatro retroexcavadoras, cuatro camiones, dos motoniveladoras, tres mixtas, tres cubas de agua baldeadoras y una pala, además de un equipo de extendido de mezclas asfálticas para reparar daños en algunos tramos de la calzada.

También se llevaron a cabo trabajos en Albacete, concretamente, en tramos de la CM-3218 (Abengibre-Bormate), CM-3201 (Las Eras-Casas Ibañez) y la CM-3226 (Cenizate), para la limpieza de arrastre y retirada de elementos de la calzada y cunetas. Para ello, han trabajado 18 personas con dos retroexcavadoras, dos camiones, una cuba, un quitanieves, tres furgones y tres vehículos ligeros.

Luego del intensos trabajo, Merino dijo “se han eliminado todos los problemas sobre la calzada que pudieran afectar a la circulación”. Ahora, por delante quedan trabajos de reparación de bermas, taludes y limpieza de obras de fábrica que se prolongarán durante un par de semanas.