La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha visitado esta semana los dos belenes municipales instalados en lugares emblemáticos de la ciudad como la plaza de Zocodover y un nuevo espacio: el atrio del convento de Santo Domingo el Real. Estos dos escenarios, al aire libre, permitirán a los toledanos y a las toledanas visitar los nacimientos municipales con máximos de seguridad al encontrarse en espacios abiertos y a pie de calle.

Milagros Tolón ha destacado que la ciudad es fiel a esta tradición en la que se representa el nacimiento del niño Jesús, motivo de celebración de la Navidad. Dadas las restricciones socio sanitarias para evitar la propagación de la Covid-19, este año los belenes se han instalado a pie de calle, de hecho el Nacimiento tradicional que se instalaba en el zaguán del Ayuntamiento se ha trasladado hasta Santo Domingo el Real con el fin de que prime la seguridad en torno a estas escenografías que cada año congregan a cientos de personas.

A los dos belenes municipales la ciudad de Toledo suma otros nacimientos en diferentes edificios públicos, y otros realizados por entidades y colectivos. Así, el Museo del Ejército expone el antiguo Belén de la Fábrica de Armas, mientras que en la Capilla de la Virgen de la Estrella se puede visitar su ya consolidado Belén monumental, al igual que en otras iglesias o conventos de la capital regional, como la Catedral.

La visita a estos dos belenes municipales ha contado, como es habitual, con la bendición de los mismos, en esta ocasión a cargo del párroco de la Iglesia de Santo Tomé, Ángel Camuñas, en Zocodover; y con el sacerdote de la Iglesia del Salvador, José Manuel González, en Santo Domingo el Real. La alcaldesa ha estado acompañada por el concejal de Cultura, Teo García.