La Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha iniciado recientemente un proyecto de teleoftalmología centrado principalmente en la detección de la retinopatía diabética a través de la realización de retinografías por parte de los profesionales de Atención Primaria y su posterior lectura por oftalmólogos del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.

Una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes mellitus, a nivel oftalmológico, es la retinopatía diabética, que afecta al 20-40 por ciento de los diabéticos y que puede dar lugar al desarrollo de edema macular diabético en el 7-12 por ciento de los casos, aumentando su incidencia con la duración de la enfermedad, por lo que se recomienda una revisión cada dos años, o menos, según el grado de control de la diabetes para descartar esta complicación.

Hoy en día, y con el actual desarrollo de los programas de telediagnóstico, la retinopatía diabética constituye una patología idónea para el establecimiento de programas de cribado mediante telemedicina.

Este tipo de programas aportan soluciones para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Reducen la  carga asistencial y proporcionan visitas más ágiles a los centros de salud. También permiten que el paciente únicamente deba asistir a visitas oftalmológicas presenciales para pruebas o tratamientos específicos.

El proyecto de teleoftalmología, iniciado en la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, se está desarrollando de forma coordinada entre los Centros de Salud 5 A y 5 B de Albacete capital y el Servicio de Oftalmología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Para ello, cuentan con un retinógrafo instalado en el centro de salud, donde hasta el momento ya se ha realizado esta prueba a más de cien pacientes.

Se han incluido en el programa de cribado mediante teleoftalmología a todos los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 que no presentan sintomatología oftalmológica que haga necesaria su derivación por otra vía y que no se encuentran ya en seguimiento por el Servicio de Oftalmología por retinopatía diabética ya detectada o por otros problemas oftalmológicos crónicos. El objetivo es que este programa de cribado constituya parte del protocolo habitual de seguimiento del paciente diabético.

El proyecto está basado en un programa colaborativo que empieza en la consulta del médico de Atención Primaria. Allí se indica la prueba a los pacientes que lo necesiten y luego actúa el equipo de Enfermería. Realizan la exploración de la agudeza visual, la retinografía y se incorporan imágenes de la historia clínica informatizada del paciente.

El proceso concluye con la lectura de la retinografía por parte de los oftalmólogos del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y la posterior elaboración de un informe de respuesta al médico de Atención Primaria, con la información clínica pertinente de la existencia o no de afectación retiniana y el plazo aconsejable para la siguiente revisión.

En el caso de que el paciente presente afectación retiniana que exigiera una revisión más en profundidad  o un tratamiento específico por parte del oftalmólogo, es derivado directamente a la consulta del especialista al mismo tiempo que se informa de este hecho al médico de familia.

El personal de Enfermería de los centros de salud que participa en esta primera fase ha sido seleccionado y entrenado específicamente para ello. En una fase posterior, el objetivo es que la lectura inicial de la retinografía la pueda realizar el médico de Atención Primaria con formación específica y entrenamiento para ello, contando siempre con un oftalmólogo de referencia en el circuito para casos dudosos o más complejos.