El delegado de la Junta en Talavera, David Gómez,recordó la importancia que tienen la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores para el Gobierno regional. Al jubilarse son una pieza fundamental y activa en la sociedad, con una importante demostración en el voluntariado de la Unión Democrática de Pensionistas. Estos voluntarios dan cariño y apoyo a otras personas de edad avanzada que podrían sentirse solas.

El delegado de la Junta así lo ha puesto de relieve tras participar esta semana en la inauguración del curso de formación del voluntariado de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP), que se ha celebrado en Talavera de la Reina con la participación de 40 personas mayores, y a cuya apertura también acudieron el presidente regional de UDP Castilla-La Mancha, Ramón Munera, y su presidente provincial, Carlos Raga.

Son más de 55.000 socios agrupados en 438 entidades, y Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma con mayor implantación, contando con 1.573 voluntarios y 1.808 personas atendidas.

David Gómez ha señalado que en la sociedad del siglo XXI el perfil de nuestros mayores ha cambiado y “por ello, las políticas de bienestar deben acompasarse a los tiempos, siendo fundamental la promoción de un envejecimiento activo y saludable que aborde diferentes áreas”.

En este sentido, apuntaba que “frente a un Gobierno de España que parece considerar a los mayores sólo como un gasto, para el Gobierno de García-Page es prioritario mejorar su calidad de vida e invertirá 284,5 millones de euros en 2018, un 12 por ciento más desde que se inició la legislatura, en políticas dirigidas a mejorar el bienestar y la atención a nuestras personas mayores”.

Asimismo, David Gómez detallaba que dentro de este presupuesto “el Ejecutivo autonómico dedicará este año más de 3,1 millones de euros que se dirigirán directa o indirectamente a unas 700 entidades que trabajan en el ámbito del envejecimiento activo, beneficiando a más de 120.000 mayores”.

Por último, el delegado de la Junta en Talavera subrayaba que, además del incremento en el presupuesto regional dedicado a las políticas de bienestar, “también hemos avanzado en los plazos y en la gestión de las ayudas a las entidades sociales que trabajan con las personas mayores, facilitando que puedan tener una previsión e iniciar sus actividades durante el primer trimestre del año, sin la inseguridad generada en la pasada legislatura, cuando por estas fechas ni tan siquiera se habían publicado estas convocatorias”.