Casi 1.000 profesionales del ámbito de la Salud Mental participaron en las 30 acciones formativas ofertadas por el SESCAM durante el año pasado.  En concreto, se realizaron 18 cursos de formación continuada, en los que participaron 510 profesionales, así como 12 jornadas formativas, a las que asistieron 480 personas.

Según la Memoria del Equipo de Coordinación Regional de Salud Mental, dependiente de la Dirección General de Asistencia Sanitaria del SESCAM, estas actividades formativas son parte de las actuaciones que, en base al sistema de participación que promueve el Plan de Salud Mental regional, tienen como objetivo mejorar la calidad y la atención integrada, fomentando la coordinación y el trabajo en red entre los profesionales.

Los 18 cursos de formación continuada sumaron un total de 281 horas formativas, y se dirigieron tanto a facultativos de Salud Mental como a profesionales de otras categorías,  Enfermería o Trabajadores sociales, principalmente. Además, se realizaron cursos específicos para profesionales de Atención Primaria.

Las jornadas formativas, organizadas por los diferentes grupos de trabajo de la región, contabilizaron un total de 96 horas. Se realizaron jornadas sobre unidades infanto-juveniles, adicciones, hospitales de día de adultos, unidades de hospitalización breve, unidades de media estancia, o de terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales de Salud Mental o residentes de esta especialidad, entre otras.

Todas las acciones formativas permitieron a los asistentes actualizar conocimientos y establecer pautas de actuación comunes en distintas patologías como el autismo, conductas adictivas, trastorno mental grave y trastornos de la conducta alimentaria, entre otras.

Además, durante el pasado año, se convocaron 17 grupos de trabajo, a los que pertenecen un total de 314 profesionales de la Red de Expertos y Profesionales de Salud Mental, así como otros expertos de otros ámbitos relacionados con esta especialidad. Los grupos se clasifican por categorías profesionales, por dispositivos y por programas.

En estos grupos se trabaja, entre otros aspectos, en la generación e intercambio de conocimiento y en la autogestión de las propias acciones formativas. De hecho, la propia Red de Expertos y Profesionales de Salud Mental, aprobada a principios del año 2017, potencia un sistema de trabajo y participación en red, integrando dentro de los grupos la creación de subgrupos para abarcar todas las líneas de trabajo del Plan regional.

Durante el año 2018, se seguirá apostando por este sistema de trabajo en red, incorporando la participación de los usuarios, y se hará especial hincapié en fomentar la investigación como herramienta para generar conocimiento en Salud Mental.

En este sentido, se continuará trabajando para establecer canales de colaboración con la Universidad en torno a las prioridades nacionales de Salud Mental y se impulsará la puesta en marcha de líneas de investigación regionales con implicación, cada vez mayor, de los profesionales de la región.