El Gobierno de Castilla-La Mancha amplía los apoyos para la autonomía personal de jóvenes tutelados entre 16 y 18 años con la puesta en marcha del nuevo programa denominado ‘Planea’, que está finalizando su fase piloto.

La Consejería de Bienestar Social trabaja desde el año 2016 en elaborar una línea de apoyo y refuerzo dirigida a los jóvenes mayores de 16 años que se encuentran bajo la tutela de la administración, y que cumplirán la mayoría de edad en los Hogares de Protección. El desarrollo cuenta con la participación de profesionales de los Equipos de Menores y de los Hogares de Protección junto al equipo de profesionales de la Universidad de Oviedo.

La Consejería de Bienestar Social trabaja desde el año 2016 en la elaboración de una línea de apoyo y refuerzo dirigida a los jóvenes mayores de 16 años que se encuentran bajo la tutela de la administración y que cumplirán la mayoría de edad en los Hogares de Protección. En su desarrollo han participado profesionales de los Equipos de Menores y de los Hogares de Protección junto al equipo de profesionales de la Universidad de Oviedo dirigido por el profesor Jorge Fernández del Valle.

‘Planea’ busca complementar y ampliar de forma sistemática y con aportes de una metodología común, al programa de Autonomía Personal que en estos momentos da cobertura a jóvenes ex-tutelados que necesitan un acompañamiento personal, formativo-laboral o residencial que completa la transición a la vida adulta. Se trata de una necesidad que se hace especialmente clave en aquellos menores que se encuentran en hogares de protección. El nuevo programa trabajará con los y las jóvenes antes de que cumplan la mayoría de edad, empezando a prepararlos desde los 16 años.

A través de ‘Planea’ los y las jóvenes podrán adquirir las habilidades básicas necesarias para hacer frente a los retos que les presenta la vida diaria al alcanzar la etapa adulta, conseguir un nivel de participación activa en la sociedad al identificarse como ciudadanos y ciudadanas con derechos y deberes, obtener información que les facilite alcanzar un nivel de formación académica y la cualificación suficiente que les facilite su inserción en el mercado laboral o preparar y planificar el proceso de creación de su nuevo hogar, entre otros aspectos.

Durante el mes de noviembre, se están realizando en las cinco provincias de Castilla-La Mancha sesiones de supervisión que finalizarán la fase piloto del programa. Luego pasará la implementación a los 47 hogares de protección de las cinco provincias de la región. La directora provincial de Bienestar Social en Ciudad real, Prado Zúñiga ha estado en una de las reuniones de supervisión con la jefa del servicio de Infancia y Familia, profesionales de la Dirección Provincial de Ciudad real, de los hogares de protección y del equipo de la Universidad de Oviedo.