La líder de Ciudadanos en Castilla-La Mancha, Carmen Picazo, reivindicó un feminismo “inclusivo, abierto y moderno” frente al “sectarismo de unos” y el “negacionismo carca de otros”. En el pleno especial celebrado este jueves en las Cortes, la única dirigente política mujer de la región ha remarcado que “soy feminista porque defiendo la igualdad entre hombres y mujeres, soy feminista porque tengo dos hijas y un hijo y quiero las mismas oportunidades para los tres, soy feminista y no necesito que nadie me conceda el carnet”.

Picazo reivindicó un feminismo “abierto y moderno” frente al “sectarismo” de unos y el “negacionismo carca” de otros 1

Para Picazo, España “es un gran país para ser mujer” gracias a los avances de las últimas décadas, aunque ha reconocido que “todavía queda mucho por hacer”, poniendo sobre la mesa un dato demoledor: Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma con mayor porcentaje de paro femenino. En este sentido, ha animado a “hacer política útil, mejor con medidas concretas que con pancartas, mejor con soluciones para las familias que con eslóganes, mejor sumando que dividiendo”.

La diputada de la formación liberal subrayó que “la igualdad entre hombres y mujeres solo se alcanzará de forma plena con medidas de conciliación y corresponsabilidad equitativas e igualitarias”, iniciativas que Ciudadanos lleva meses impulsando en todas las instituciones de las que forma parte, “para que ninguna mujer tenga que volver a elegir entre su carrera profesional o su vida personal”. De hecho, Ciudadanos consiguió arrancar a García-Page un importante aumento en el presupuesto para ayudas a la conciliación en Castilla-La Mancha.

Elogio a “las castellanomanchegas que nos están dando grandes lecciones de liderazgo en medio de la crisis”

En un discurso contundente a favor del feminismo, Picazo destacó que “yo no no creo que sea un problema que las niñas vistan de color rosa ni que estén oprimidas por jugar con muñecas, como ha dicho alguna ministra”, pero al mismo tiempo ha rechazado “a los carcas que niegan la evidencia de la brecha de género”. Por ello ha abogado por una lucha “plural, abierta y transversal” contra las desigualdades: “La brecha salarial es desigualdad. Y perder oportunidades laborales por ser madre es desigualdad. Y la violencia machista es la mayor y más dolorosa muestra de desigualdad”.

Además, Picazó reconoció el “espectacular ejemplo” de tantas mujeres de Castilla-La Mancha que durante los meses de crisis sanitaria y económica están dando “verdaderas lecciones de entrega, generosidad, solidaridad y fortaleza”, elogiando a las sanitarias, docentes, cajeras de supermercado, agricultoras, autónomas y amas de casa. “Ellas nos han mostrado el camino del liderazgo”, ha indicado. También ha valorado el legado de valores y fortaleza “de nuestras madres y abuelas, que abrieron camino en tiempos muy difíciles”.