Ciudadanos ha apelado una vez más al consenso político como único camino posible para la reconstrucción de Castilla-La Mancha. En el pleno celebrado este jueves en las Cortes, el primero de carácter ordinario desde hace doce semanas, la portavoz del partido de centro, Carmen Picazo, ha defendido la compatibilidad de “una crítica dura y exigente y a la vez una actitud propositiva y constructiva”.

En este sentido, ha denunciado los “graves errores cometidos por el Gobierno de García-Page en la gestión de la crisis sanitaria”, calificándola de “verdadero desastre”, señalando la “falta de anticipación, falta de reacción y falta de humildad” y recordando el desabastecimiento de respiradores en los servicios de urgencias de los hospitales de la región y la insuficiente dotación de material de protección para los profesionales sanitarios.

“No se trata de blanquear la gestión de nadie”, ha explicado Picazo, “sino de blanquear el futuro, es decir, de identificar y reconocer los errores del pasado para no repetirlos en el futuro, especialmente ante la posibilidad de que haya rebrotes del virus en los próximos meses”. Así, la diputada naranja ha remarcado que “de nada sirve la crítica irrespetuosa y estéril, de nada sirve que nos tiremos los trastos a la cabeza si no aportamos soluciones para resolver los problemas reales de una ciudadanía que sí ha estado a la altura de las circunstancias”.

Pacto para reforzar la sanidad y reactivar la economía

Ciudadanos firmó precisamente ayer con la Junta y con el PSOE el pacto de reconstrucción para Castilla-La Mancha, un acuerdo que incluye una partida de 1.000 millones de euros que se destinarán fundamentalmente a reflotar la economía de la región mediante ayudas a autónomos, pymes y profesionales mutualistas, así como a fortalecer las infraestructuras sanitarias, garantizar una dotación suficiente de material de protección para hospitales, centros de salud y residencias de mayores y comprometer al gobierno autonómico a dar las debidas explicaciones de su gestión en una comisión de estudio que se pondrá en marcha entre septiembre y diciembre de este año.

“Esto es política útil”, ha reivindicado Picazo, quien ha lamentado que el PP haya preferido quedarse fuera del consenso social. Del mismo modo, le ha dejado claro al PSOE que “esto no es un cheque en blanco, vigilaremos el cumplimiento escrupuloso del pacto, y si lo incumplen no le estarán fallando a Ciudadanos, sino a toda la sociedad castellanomanchega”.