Page critica que dialogar con otros presidentes suscite polémica mientras que encuentros con Puigdemont son celebrados

Page lamenta que se vea "como delito" hablar con otros presidentes y que se "aplauda" reunirse con Puigdemont

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha expresado su pesar por la percepción negativa que se tiene sobre sus interacciones con líderes de otras comunidades autónomas, particularmente aquellas gobernadas por el Partido Popular (PP). Estas declaraciones surgieron durante su visita a la localidad de Cardenete en Cuenca, con motivo de la inauguración de una escuela infantil.

García-Page destacó una aparente contradicción en las reacciones del público y ciertos sectores políticos ante sus encuentros con diferentes líderes políticos. Según sus palabras, existe un contraste marcado entre el apoyo que recibe cuando se reúne con figuras como el expresidente catalán Carles Puigdemont, y el descontento que provoca si el encuentro es con presidentes de comunidades autónomas del PP.

“O sea que si yo me reúno con Puigdemont, me aplauden. Pero si me reúno con el presidente de Andalucía, se disgustan. Me parece que ese no es el país en el que yo creo”, señaló García-Page, aludiendo a la idea de que debería ser normal y no objeto de crítica establecer diálogo entre líderes políticos, independientemente de su afiliación partidaria.

Estas palabras sugieren la voluntad del presidente castellano-manchego de fomentar la colaboración y el diálogo interterritorial como una práctica común y constructiva en la política española, más allá de las diferencias partidistas.

La oficina de García-Page ha anunciado que próximamente habrá una ampliación al respecto, indicando que puede haber un mayor desarrollo en esta línea de discurso o en otras acciones que emprenda el presidente relacionadas con esta temática.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×