El Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado los encuentros con los partidos políticos de la región para alcanzar un acuerdo en materia de agua, con la finalización en octubre, de un documento de posición en defensa de los interese regionales impulsado por el Ejecutivo de Emiliano García-Page y que, entre otras cuestiones, garantice el acceso del agua a regantes y usuarios de la región; los caudales ecológicos mínimos de los ríos que discurren por Castilla-La Mancha y donde se dé prioridad a la cuenta cedente frente a la receptora en caso de cesión de agua.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martinez Arroyo ha mantenido esta mañana una reunión con Orlena de Miguel, representa regional de Ciudadanos, tras el cual ha destacado la “coincidencia” en el planteamiento general del documento.

También sostuvo que coincidieron con Ciudadanos, en que cuando se hable de agua a nivel nacional, “se cuente con las comunidades autónomas”. Esto forma parte del pacto regional que va a ser un documento que sirva para que Castilla-La Mancha pueda defender su posición cuando se abra una mesa de negociación a nivel nacional.

Además, ha incidido en la necesidad de que “haya un pacto nacional cuando antes, para que no haya periodos de sequía sin haber hecho los deberes y haber trabajado entre todos y garantizar el acceso de agua a regantes y el resto de usuarios, los habitantes de la Comunidad Autónoma”.

Caudales ecológicos y soluciones alternativas a las derivaciones de agua

En tercer lugar, en este encuentro se ha coincidido en la necesidad de que se cumpla con la normativa actual de Medio Ambiente para “garantizar los caudales ecológicos mínimos de todos los ríos”, haciendo especial hincapié en el del río Tajo, y que, además, se cumpla la normativa del agua, donde se establece la prioridad de la cuenca cedente frente a la receptora en caso de cesión de agua.

Durante el enceuntro también se abordó otro punto de los que se encuentran en el borrador del documento de posición del agua en Castilla-La mancha, como la búsqueda de “soluciones alternativas al regadío respecto al agua del trasvase en el Levante”. Pueden ser las desaladoras y otras, que desde un punto de vista técnico   “hay que hacerlo lo antes posible” según palabras del consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

Y es que, “rápidamente vendrá otro periodo de sequía y nos acordaremos mucho si es que no hemos hecho los deberes en su momento”, ha esgrimido.

De lo que se trata, ha explicado a los medios de comunicación, es “avanzar en soluciones que reconozcan los intereses de ciudadanos y garantizar cuestiones medio ambientales”, aspectos este último, en el que la Comisión Europea es “muy exigente”, porque se trata, ha continuado, “de que nuestros ríos sean ríos” y no como sucede con el Tajo “que pasa por Toledo con un caudal lejos del deseable y no permite mantener la biodiversidad”.

A esta situación se une la problemática de los propios ciudadanos de la región, que durante la época de sequía y aún hoy, hay municipio “que se siguen abasteciendo con camiones cisternas” y existen regantes “que no ha podido utilizar el agua en esta campaña”.

El documento final de defensa del agua, para otoño

Martínez Arroyo ha señalado, que se espera que para este otoño el documento de defensa del agua en la región esté finalizado y “respaldado por todas organizaciones con las que hemos trabajando en último meses  y por todas las fuerzas políticas de Castilla-La Mancha”.

Resaltó que “es un documento que todo el mundo puede respaldar que no va contra nadie, sino que piensa en todos y además piensa en los intereses de la región, a los que nos dedicamos todos”.

Castilla-La Mancha quiere estar presente en la toma de decisiones a nivel nacional

Francisco Martínez Arroyo ha lamentado que en estos años, Castilla-La Mancha no haya estado presente en la toma de decisiones en materia de agua. “No hemos estado en la planificación y eso es un error de no querer resolver los problemas de ciudadanos con todos ciudadanos”.

Se trata de trabajar todos juntos a nivel nacional y que no se tomen decisiones unilaterales desde Madrid sin tener en cuenta a las comunidades. Hay un cambio en la predisposición con el gobierno actual.

De este modo, ha anunciado, que, en el momento en el que la Asociación de Ribereños se constituya como mancomunidad va a estar presente en la Comisión Mixta de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, cuando hasta este momento “no había nadie” de Castilla-La Mancha, pero sí de Murcia.

A este paso, se le unen otros que se han dado desde el nuevo gobierno regional como los nuevos caudalímetros que se ubicarán en Toledo, Talavera de la Reina y Aranjuez, este último “muy importante”, y que servirá “para comprobar de forma oficial la calidad del agua que circula” algo que hasta el momento “era imposible”.

La política del agua no debe reducirse “a hablar del trasvase una vez al mes”
Sobre la reunión que hoy mantiene la Comisión Mixta de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, Francisco Martínez Arroyo ha indicado que “hoy no se va a decidir” si se realiza una nueva derivación del Tajo al Levante, sino que se le trasladará información a la ministra para la Transición Ecológica, ya que en caso de nivel 3, que es el actual, ella es la que debe tomar la decisión.

Pero aún está a la espera de conocer la propuesta que se realiza y reiteró que desde el Gobierno regional de Castilla-La Mancha hay una oposición al uso “ordinario” del trasvase.

En esta línea ha incidido en que “la política del agua en nuestro país no se puede reducir a hablar del trasvase Tajo-Segura una vez al mes”.

“El Gobierno anterior nada hizo y espero que este Gobierno sí lo haga. Y los trasvases que se tengan que aprobar, si es que se tienen que aprobar, que se hagan pero porque haya una necesidad de consumo humano en el Levante”, ha finalizado.