Optometristas destacan el papel clave del cuidado ocular en el envejecimiento activo y saludable

En un mundo donde la población está envejeciendo a pasos agigantados, la importancia del cuidado de la visión cobra mayor relevancia. En una reciente sesión plenaria, expertas del campo de la optometría discutieron cómo el envejecimiento, un proceso natural que incide en diversos aspectos físicos, mentales y sociales de la vida, afecta significativamente la salud visual, un elemento clave para el mantenimiento de la independencia y seguridad en las actividades cotidianas de las personas mayores.

Según datos proyectados, se estima que para el año 2050 el 20% de la población mundial tendrá 65 años o más, lo que resalta la necesidad de enfocarse en aspectos como la presbicia, la catarata y la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), condiciones que naturalmente se presentan con el envejecimiento y que pueden impactar severamente la calidad de vida.

Las expertas enfatizaron la función esencial de la optometría en la promoción de un envejecimiento saludable, destacando que las revisiones oculares regulares por parte de ópticos-optometristas permiten la detección temprana y el tratamiento oportuno de problemas de visión, evitando complicaciones futuras.

El concepto de “inflammaging”, un proceso de inflamación crónica asociado con el envejecimiento, fue otro de los temas debatidos en la sesión. Este fenómeno está vinculado con diversas afecciones de salud, incluyendo aquellas que afectan la visión como la DMAE, la catarata y la retinopatía diabética. La prevención y control del inflammaging a través de una evaluación de factores de riesgo y la promoción de cambios en el estilo de vida, como una dieta equilibrada, ejercicio regular y manejo del estrés, fueron destacados como aspectos cruciales en el cuidado de la salud visual en la vejez.

Además, se abordó la importancia del ciclo circadiano, ese reloj biológico interno que regula los ciclos de sueño y vigilia. La alteración de este ciclo en las personas mayores puede resultar en problemas de sueño, fatiga, cambios de humor y un incremento en el riesgo de enfermedades crónicas. La exposición a la luz ambiental durante el día se mencionó como una manera de mantener saludable el ritmo circadiano.

En conclusión, la sesión plenaria resaltó el papel trascendental de la optometría en el apoyo a un envejecimiento saludable. La capacitación de los ópticos-optometristas para abordar los desafíos específicos de la visión en la vejez, incluyendo la lucha contra percepciones erróneas, el manejo del inflammaging y la promoción de un ciclo circadiano saludable, es fundamental para asegurar que las personas mayores puedan disfrutar de una buena salud visual y, por ende, de una mejor calidad de vida.

Este enfoque integral en el cuidado de la visión, especialmente en el contexto del rápido envejecimiento de la población mundial, subraya la imperiosa necesidad de prestar atención a la salud visual como un componente vital de la salud y el bienestar general en la vejez.

Suscríbite a las noticias del Diario de Castilla-La Mancha

– patrocinadores –

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Scroll al inicio
×