La concejala de Acción Social, Matilde Hinojosa, ha hecho entrega esta tarde en el Conservatorio Marcos Redondo de los V Premios a la Labor a favor de Personas con Discapacidad, que otorga el Ayuntamiento de Ciudad Real a través del Patronato de Personas con Discapacidad, coincidiendo con el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

La concejala de Acción Social, Matilde Hinojosa, ha hecho entrega esta tarde en el Conservatorio Marcos Redondo de los V Premios a la Labor a favor de Personas con Discapacidad, que otorga el Ayuntamiento de Ciudad Real a través del Patronato de Personas con Discapacidad, coincidiendo con el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

El acto de entrega ha estado centrado en la empatía con las personas que tienen alguna discapacidad, haciendo vivir a los espectadores por ejemplo qué es lo que sienten las personas sordas cuando no son capaces de comunicarse con ellas, y en la danza inclusiva, mostrando el trabajo realizado con personas en sillas de ruedas o con discapacidades psíquicas.

La concejala de Acción Social, Matilde Hinojosa, reconocía que el objetivo de este premio es reconocer la labor social y dar a conocer el papel fundamental que han desarrollado personas naturales e instituciones a favor de la autonomía e integración de las personas con discapacidad. “Además no queremos perder la oportunidad de sensibilizar al auditorio y queremos trabajar la empatía: ponernos en el lugar de otras personas y vamos a poder disfrutar del resultado de las coreografías que han preparado dos hermanos, José y María Carmen Melgar, que son de Ciudad Real, pero viven en Bruselas”.

Premios a la Labor a favor de Personas  con Discapacidad

En la categoría individual la ganadora ha sido Nieves Adán Garrido. Ella daba las gracias al Patronato por “tantas cosas buenas que hemos ganado desde los años 80. Se han ganado muchas cosas, hay que solucionar muchas más porque van viviendo capacidades diferentes y hay que luchar con mucho ahínco porque hay pocos recursos y mucha gente que lo está necesitando”, por lo que reconocía recoger el premio “con alegría y mucho agradecimiento”.

Hija única de una familia humilde y trabajadora tuvo que ayudar la economía familiar desde pequeña. Voluntaria de Cáritas Diocesana ayudando a los más desfavorecidos comenzó a desarrollar su compromiso con el ámbito de lo social. Fue la directora de la Guardería de San Pedro durante 3 años, y se formó como auxiliar de clínica. Llegó a ocupar plaza en el Hospital de Ciudad Real, pero esta actividad se vio truncada debido a una enfermedad sobrevenida que le llevó a estar 3 años en el Hospital de la Paz de Madrid. Enfermedad quela dejaría postrada en una silla de ruedas.

Lejos de rendirse, decidió focalizar, esta vez sí, toda su atención en el ámbito social, siendo abanderada de la defensa de los derechos de las personas con discapacidad de la localidad. Conoció las asociaciones de FRATER y AUXILIA en las que participó activamente. Años más tarde, las gestiones de Nieves hicieron posible que la Asociación de atención a personas con discapacidad intelectual Fuensanta se mantuviera, y que la sede de la ONCE en Ciudad Real fuera una realidad.

En diciembre de 1979 se reunió con el entonces alcalde de Ciudad Real, Lorenzo Selas, para exponer la realidad de las personas con discapacidad en la localidad y plantear la necesidad de crear un espacio donde se diera cabida y atención a todos ellos. El director de Caja Rural, Luis Martínez, le cedió un local para poder constituirse como entidad sin ánimo de lucro y punto de encuentro para las personas con discapacidad.

Con el tiempo, este espacio dejó de ser sólo un punto de encuentro, para ser también espacio informativo sobre el mundo de la discapacidad, del movimiento asociativo, de las prestaciones, ayudas técnicas, subvenciones, etc. El Ayuntamiento de Ciudad Real decide la contratación de personal laboral para llevar las riendas del Patronato, y Nieves pasó a ser coordinadora tras muchos años de dedicación en este centro. Sus actuaciones como coordinadora del Patronato se caracterizaron por la empatía, el trato cercano y personal, llegando en muchos casos, a establecer estrechos lazos de unión hasta forjar una amistad que perduraría en el tiempo. Y así fue como, poco a poco, se fue construyendo la base de lo que hoy es el Patronato Municipal de Personas con Discapacidad de Ciudad Real: un espacio donde todas las personas con discapacidad tienen cabida.

En la categoría Institucional, el premio ha sido para AEDEM CR, la Asociación Española de Esclerosis Múltiple de Ciudad Real. Su presidenta, Mónica López-Camacho, reconocía que “ha quedado valorado el esfuerzo que llevamos realizando desde que la asociación se formó. Ante todo, ha quedado valorado el esfuerzo y todo lo que hay detrás de una enfermedad que son las personas, aportando valor y esa lucha por ir mejorando para todos”.

Esta entidad se fundó el 19 de abril de 1995 con un núcleo de enfermos de Valdepeñas y Ciudad Real, con el objetivo fundamental de dar a conocer la enfermedad y aglutinar a los enfermos de la provincia, teniendo su primera sede en Valdepeñas y en un local de su primer presidente, Manuel Velasco Ferrer

En 1998 se crearon nuevos núcleos de asociados en Alcázar de San Juan y Puertollano que ejercen como delegaciones tratando de aglomerar a sus comarcas para acercar los servicios a los enfermos de EM. Con el doble objetivo de conseguir fondos y darnos a conocer se comenzaron a realizar anualmente cuestaciones en torno al Día Nacional de EM. También por aquellos años se hizo un hueco con gran renombre el Concierto de la Banda Municipal de Alcázar de San Juan y que se hizo tradicional en el mes de Marzo, a beneficio de AEDEMCR.

Tras ubicarse en Alcázar de San Juan, la sede de la Asociación pasa en 2006 a Ciudad Real, donde permanece en la actualidad. Es a partir de entonces cuando el colectivo intensifica esfuerzos en sensibilizar a la opinión pública y a las Administraciones de los problemas y ventajas de los diversos tratamientos así como de la prevención de esta enfermedad, estudia las formas de facilitar información a los enfermos y a sus familiares.

También promueve y potencia la utilización de todos los canales de información conocidos y sistemas de ayudas para los asociados a fin de proporcionar la plena integración social de los mismos: se crean las terapias de grupo para familias, se visitan centros de enseñanza y se da a conocer quiénes somos y lo que hacemos, se visitan también muchos centros de trabajo intentando velar por las buenas relaciones entre el trabajador afectado y la empresa, se habla de puestos accesibles y adaptados al afectado que quiere y puede continuar con su vida laboral activa.

Los acuerdos y convenios firmados con otras entidades y administraciones públicas, así como con los principales laboratorios farmacéuticos han supuesto potenciar servicios y distribuirlos de forma más efectiva entre los asociados. También se han diversificado las actividades, entre ellas muy destacables las de los salones de rehabilitación integral en Alcázar de San Juan y Ciudad Real, lugares donde el afectado dispone de material, equipos y profesionales que el afectado puede usar para mantener su calidad de vida.

Actualmente AEDEM presta servicios de rehabilitación integral, fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional, ayuda psicológica individualizada, grupos de autoayuda, programa de respiro familiar, ayudas a la eliminación de barreras arquitectónicas en el hogar, bolsa de ayudas técnicas e información y asesoramiento en otras áreas que el afectado pueda necesitar.