Las personas mayores en España han sufrido duramente la crisis de la COVID19 desde el inicio de la pandemia, especialmente en el ámbito de la salud, ya que se estima que más del 70% de la mortalidad relacionada con la enfermedad ha ocurrido en este grupo de población, según el Informe del GTM sobre el impacto de la COVID-19 en las personas mayores. Sin embargo, la mortalidad no es la única cifra que el citado informe considera relevante, ya que también pone el foco en las secuelas que la enfermedad genera en las personas mayores tanto a nivel físico, como psicológico, repercutiendo también en su calidad de vida.

A ello se le suma la terrible situación que ha afectado a las personas mayores en las residencias españolas, ya que según datos publicados en la radiografía del COVID19 en residencias españolas realizado por RTVE, se han registrado 29.575 muertes. Desde el 14 de marzo de 2020 hasta el pasado 2 de mayo, las muertes con COVID19 confirmado ascienden a 19.083, cifra a la que hay que añadir los 10.492 decesos de personas con síntomas compatibles con el coronavirus y que vivían en estos centros.

A pesar de la dura realidad que esto supone tanto para ellas como para sus familias, las personas mayores no dejan de ser una parte activa y fundamental de la sociedad, siendo ciudadanas de pleno derecho y con voz propia. Por ello, y con el objetivo de que no se vulneren sus derechos, así como de construir una sociedad para todas las edades, especialmente ahora que la pandemia de la COVID19 aumenta su vulnerabilidad, las ONG desarrollan diferentes proyectos para darles apoyo, gracias a las personas que marcan la “X Solidaria” en la declaración de la renta. Gracias a ellas en 2020 se destinaron 1.617.785€ a programas sociales para personas mayores, que dieron atención directa a 50.369 personas de este colectivo, las cuales pudieron ser atendidas por las ONG en un esfuerzo por no dejar a nadie atrás.

Entre las entidades que luchan por los derechos de las personas mayores está la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) que desarrolla a través de la “X Solidaria” cinco programas en 2021: el Barómetro UDP se trata de una investigación sobre la opinión de las personas mayores sobre condiciones de vida, especialmente sobre el impacto de la COVID19, dirigida a 1.700 personas. Otro de los programas tiene como objetivo la sensibilización para la prevención de los malos tratos hacia las personas mayores, mediante jornadas y campañas de difusión dirigidas a la sociedad en general. El tercer programa es la formación para la mejora de la acción voluntaria, recuperando el voluntariado “post-covid” con 300 participantes. La formación y apoyo para la mejora del movimiento asociativo gestionado por personas mayores forma parte de las actividades del cuarto programa dirigido a entidades de mayores. Finalmente, el programa Mirando al futuro sobre cambio demográfico y desarrollo rural desde la participación y el empoderamiento a través de la presentación de una app elaborada para canalizar la participación de la sociedad específicamente de mujeres mayores, dirigido a 4.000 personas.

Relacionado también con las consecuencias que la COVID19 ha tenido entre las personas mayores Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) desarrolla el programa Derechos, pobreza y salud de las personas mayores en España desarrollando con él una investigación acerca de las causas de las desigualdades en cuanto a atención sanitaria a mayores, situación que si bien ya era patente antes, se ha visto totalmente desbordada a raíz de la situación de emergencia sanitaria. Asimismo, gracias a las personas que marcan la “X Solidaria” en la declaración de la renta EAPN-ES también realiza talleres de capacitación, jornadas y foros de debate centrados en las situaciones particulares y, en muchos casos, extremas, vividas recientemente. Además, a las situaciones de aislamiento y abandono se ha sumado la crisis sanitaria, que les ha afectado de forma muy directa. Para ello desde la organización buscan nuevas fórmulas (cohousing, viviendas colaborativas…) que permitan ofrecer un enfoque innovador a esta problemática, permitiendo mejorar la calidad de vida de las personas mayores y reducir las situaciones de exclusión social incrementadas a raíz de la pandemia.

En la lucha por los derechos de las personas mayores Cruz Roja atiende anualmente a más de 260.000 personas mayores y cuidadoras con el objetivo de mejorar su calidad de vida y proteger sus derechos en el proceso de envejecimiento, tratando de reducir las desigualdades y aquellas situaciones de vulnerabilidad que les afectan como la soledad no deseada, la falta de autonomía personal, el deterioro cognitivo y también ante situaciones de maltrato y/o abuso con proyectos financiados a través de la asignación de casilla de la «X Solidaria» como el proyecto de Buen trato a las personas mayores: Promoción del trato adecuado y protección frente al maltrato, que realiza acciones de información, formación y acompañamiento para la prevención y afrontamiento del maltrato en 44 provincias.

Por su parte la Orden Hospitalaria desarrolla el programa Mayores Cuidados, que beneficia a personas de más de 65 años ingresadas en los hospitales de San Juan de Dios de Aljarafe, Granada y Sevilla, que no dispongan de acceso a recursos públicos o privados de Ayuda a Domicilio, y que además carezcan de redes de apoyo. El objetivo del programa es evitar la prolongación de la estancia hospitalaria por la falta de recursos sociales de la persona mayor semi-dependiente, para favorecer la recuperación en su entorno habitual sin necesidad de recurrir a la institucionalización. Esto se consigue a través de atención socio-sanitaria con visitas domiciliarias de auxiliares de enfermería, y el acompañamiento ejercido por voluntariado formado previamente, destinado a combatir la soledad. El programa beneficiará a 21 personas mayores en riesgo de exclusión durante el 2021.

Ya en el ámbito rural, el programa de Envejecimiento exitoso en el medio rural que lleva a cabo COCEDER tiene como objetivo sensibilizar sobre las necesidades de atención integral que se presentan en el proceso de envejecimiento. Con él se quiere que cualquier persona mayor que resida en el medio rural tenga las mismas oportunidades de acceso a actividades de carácter preventivo y que se promuevan conocimientos y habilidades para optimizar su salud. En 2020 más de 3.800 personas mayores se beneficiaron de este programa, con el que se generan espacios de participación que ayudan a potenciar el arraigo e identidad en el medio rural y fomentan la confianza, la autoestima y la identidad personal de los mayores. También se realizan tertulias para abordar temas sociales, las tradiciones de los pueblos y la cultura rural, actividades intergeneracionales, etc. Con todo ello se quieren recuperar los saberes tradicionales y dar importancia a reconocer la memoria y la cultura de nuestras personas mayores.

También cabe destacar que, gracias a la “X Solidaria”, la Confederación Autismo España desarrolla el programa Procesos de envejecimiento de las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA): investigación y definición de modelos de apoyo, para avanzar en el conocimiento y en la facilitación de apoyos de calidad a los hombres y las mujeres con TEA que envejecen. Para ello, se van a identificar los indicadores precoces que definen el deterioro cognitivo de las personas con autismo y a elaborar protocolos de buena práctica para su detección e intervención temprana. Además, el estudio analizará los cambios en las capacidades cognitivas (memoria, atención, lenguaje…) así como el impacto que produce en su vida cotidiana, diferenciando por hombres y mujeres.

Otro programa que ayuda a personas mayores con discapacidad es Vidasor, un servicio de videoasistencia y acompañamiento para personas mayores sordas puesto en marcha por la CNSE (Confederación Estatal de Personas Sordas) para cubrir el vacío existente en materia de atención a este colectivo. Está atendido por profesionales sordas, lo que permite brindar una comunicación directa, sin personas intermediarias y en lengua de signos. Este servicio se presta tanto a personas mayores sordas que viven solas como a aquellas que están en residencias y centros de la tercera edad. Asimismo, Vidasor ofrece la posibilidad de que las personas usuarias contacten con sus familias y con otras personas usuarias del servicio, lo que contribuye enormemente a ampliar su red social y de comunicación.

La campaña “X Solidaria”, dirigida a informar y sensibilizar a las personas contribuyentes para que marquen la casilla 106 de Actividades de Interés Social en su declaración de la renta anual, es coordinada por la Plataforma de ONG de Acción Social y cuenta con el apoyo de la Plataforma del Tercer Sector, la Plataforma del Voluntariado de España, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), la Plataforma de Infancia y la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España.