La comisión permanente del Consejo Escolar Regional ha aprobado el dictamen sobre la orden que regulará el calendario escolar del curso 21/22 en nuestra región, a falta de aprobarse definitivamente el calendario laboral y los días festivos de cada localidad.

STE-CLM se ha mostrado contrario a este calendario que una vez más antepone las festividades religiosas como el criterio fundamental para su elaboración. Como resultado, se generan 3 trimestres muy desequilibrados en sus días lectivos: 70 días el primer trimestre, 63 el segundo y 44 el tercero (a estos días habría que restar los dos festivos de cada localidad para tener un total de 175 en todos los centros, como marca la ley orgánica de educación).

Las clases comenzarán el 9 de septiembre y finalizarán el 21 de junio de forma generalizada (Educación infantil, primaria y secundaria). Para el resto de estudios, adjuntamos imagen con las fechas de inicio y fin, así como los periodos de descanso y fiestas laborales comunes a todos ellos.

Se ha propuesto realizar celebrar el día de la enseñanza el 19 de noviembre de 2021.

STE-CLM lleva años defendiendo un calendario con criterios pedagógicos que no comparte nuestra administración y algunas asociaciones de padres y madres, más centradas en la función asistencial de la escuela que en la formativa y educativa. Hasta la fecha, son dos los criterios usados: el climatológico y el cultural-religioso.

Todos los docentes sabemos que el proceso educativo tiene una curva de rendimiento escolar que se puede aplicar a periodos cortos (una clase de 45 o 55 minutos, como hacen los docentes en su día a día) y a periodos largos, como se hace en las programaciones didácticas anuales condicionadas por las evaluaciones y los periodos de descanso que marca el calendario escolar. En definitiva, se busca que la curva de aprendizaje tenga la mayor pendiente para que el alumnado adquiera mayores conocimientos en un contexto de convivencia aceptable. Para ello, los tiempos de descanso son fundamentales y la propuesta que año tras año se hace en Castilla-La Mancha no favorece obtener el mayor rendimiento al trabajo del profesorado y alumnado en un contexto de convivencia adecuado.

Las alternativas no tenemos que inventarlas, existen en otros países europeos. Por ejemplo, Francia dispone de 4 periodos de descanso a finales de octubre, Navidades, febrero y abril, generando 5 bimestres muy compensados. En Reino Unido, hay una semana de descanso cada 6 semanas de clase. En Suiza, cada 2 meses de clase se para una semana. Estos países adaptan su calendario escolar a su climatología (tienen temperaturas más suaves que permiten veranos más cortos) pero se anteponen los criterios pedagógicos a cualquier otra cosa, a diferencia de nuestro país.

En definitiva, STE-CLM propone minimizar el criterio cultural y religioso en beneficio del pedagógico. Está claro que el criterio climatológico, unido a las deficiencias energéticas y de aislamiento de los centros educativos públicos, debe imponer el marco en el que poder compatibilizar cuestiones culturalmente arraigadas (como son las celebraciones en Navidad) con criterios pedagógicos. Si la aplicación de estos últimos supone la necesidad de la administración de establecer alternativas a las familias para la conciliación laboral y de cuidado de los menores, será su responsabilidad buscar alternativas viables en beneficio de la formación de nuestras futuras generaciones.