Las exportaciones de Castilla-La Mancha crecieron en el mes de junio de este año en un 5,8 por ciento, hasta alcanzar los 610,4 millones de euros en el contexto de un comportamiento desigual en las principales partidas exportadoras de las empresas de la región.

La alimentación y las bebidas, cuyo sector venía liderando de manera continuada las ventas exteriores castellano-manchegas, continúan por debajo del 15 por ciento, a pesar de haber aumentado durante el mes de junio, debido en mayor parte a la ralentización general de los mercados extranjeros con motivo de la crisis del COVID-19. Por su parte, también aumentan las exportaciones de bienes de equipo y descienden las manufacturas de consumo.

“Las cifras de exportaciones del mes de junio publicadas hoy por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo continúan marcadas por los efectos de la crisis de la pandemia en los mercados exteriores”, ha reseñado la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco. Pese a ello, Castilla-La Mancha ocupa la tercera posición en crecimiento durante este mes, sólo por detrás de las regiones de Galicia y Castilla y León.

Los datos del primer semestre del año, comparado con el mismo periodo del año anterior, arrojan que las exportaciones en Castilla-La Mancha han descendido un 7,7%, reflejando así el importante y fuerte impacto que ha supuesto la expansión del COVID-19 a nivel mundial. Sin embargo, cabe destacar que durante este mismo periodo las exportaciones regionales han supuesto el 2,7 por ciento del total de las exportaciones nacionales, registrando unas ventas de 3.321 millones de euros; 3 décimas por encima del mismo dato del año anterior en exportaciones de Castilla-La Mancha frente a las exportaciones del país, que se situó en el 2,4 por ciento.

En lo que respecta a datos por provincias, valorando el sexto mes del año comparado con el de 2019, las exportaciones regionales aumentan en Cuenca (17,1%), Ciudad Real (12,8%) y Toledo (10,8%), se mantienen en Guadalajara (-0,1%) y sólo descienden en la provincia de Albacete (-9,5%).

La fotografía por sectores y según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, permite ver que en junio de este año la exportación de bienes de equipo lidera el ránking en Castilla-La Mancha, con un 19%, seguido por el de alimentación y bebidas, con un 12,8%. A pesar de ello, el sector de las manufacturas de consumo baja un 13,1%.

Con respecto a los datos en el acumulado anual, el sector de la alimentación y bebidas mantiene su crecimiento, registrando unas ventas de 1.237 millones de euros con un crecimiento del 2,2%. Sin embargo, no sucede igual en el resto de sectores con mayor peso en las exportaciones regionales, como es el caso de los bienes de equipo, que registran un descenso de las ventas exteriores del 1,4% o los productos químicos, que también ven reducidas sus ventas un 18,8%.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha puesto en valor acciones como el programa ‘Ready, ¡Preparados para exportar!’, impulsado por el Instituto de Promoción Exterior (IPEX) de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, en el que están participando 46 empresas de la región; y a través del que se abordan las cuestiones necesarias para emprender con garantías el proceso de internacionalización, ofreciendo un acompañamiento individualizado a los participantes para sus primeros pasos en la salida a los mercados exteriores y un informe individualizado con un análisis sobre su proyección exterior.

“Animo a las empresas exportadoras de Castilla-La Mancha a participar en la convocatoria de ayudas del Cheque Exportador, puesto en marcha por el Gobierno regional, y que forma parte del Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha, frente al COVID-19”, ha señalado Franco. Una medida que pretende favorecer la internacionalización de las empresas de la región con ayudas que van desde los 4.000 hasta los 8.000 euros y dedicadas a la transformación digital, la promoción y la innovación de las empresas de la comunidad autónoma.