Las consultas externas de Ginecología han comenzado hoy la actividad asistencial en la primera planta del Edificio B del Hospital Universitario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), continuando de esta manera con el cronograma previsto por el Gobierno regional.

El servicio de Ginecología, dirigido por el doctor Vicente Carlos Silva Deustua, ha trasladado cinco consultas, manteniendo dos en el Centro de Especialidades de Toledo y toda la actividad obstétrica, reproducción asistida y el área oncológica en el Hospital Virgen de la Salud, además de las consultas de los Centros de Especialidades de Illescas y Torrijos.

El servicio de Ginecología ha ido poniendo en marcha a lo largo de los años las técnicas más avanzadas en este campo de la medicina. Así, incorporó en su cartera de servicios la laparoscopia desde el inicio del uso de este procedimiento en la práctica médica y ha ido ampliando las nuevas cirugías mínimamente invasivas para el tratamiento quirúrgico de distintas patologías ginecológicas.

La ginecología es una especialidad médica centrada en el estudio del sistema reproductor femenino, siendo las enfermedades ginecológicas más comunes los fibromas o miomas uterinos, la patología de los ovarios y las trompas, la endometriosis, la dispareunia, enfermedades infecciosas, un sangrado excesivo o la enfermedad inflamatoria, entre otras.

Asimismo, se encarga de realizar las histerectomías, miomectomías además de las intervenciones quirúrgicas oncológicas, como linfadenectomías pélvicas y paraórticas, y el tratamiento del prolapso por vía laparoscópica, sin olvidar las técnicas clásicas de histerectomía abdominal por laparotomía y minilaparotomía y las técnicas de histerectomía y corrección de prolapsos por vía vaginal.

A lo largo de estas décadas los profesionales del servicio han ido desarrollando una medicina cada vez más especializada, poniendo en marcha consultas monográficas como la de Endometriosis, una patología benigna que puede ser muy invalidante y afectar a la calidad de vida de la mujer.

Asimismo, cuenta con la Unidad de Miomas donde se ofrece un tratamiento integral a los miomas uterinos, tumores no cancerosos que se pueden desarrollar en diferentes zonas del útero y que llegan a afectar a casi el 50 por ciento de la población femenina a partir de los 40 años. Esta patología supone la causa más frecuente de indicación quirúrgica por patología benigna en la especialidad de Ginecología y Obstetricia.

Por otra parte, se ha creado una consulta específica de Suelo Pélvico para tratar los diversos tipos de prolapso de suelo pélvico, incorporando las nuevas técnicas como el uso de malla y bandas, la inyección periuretral de sustancias y la colposacropexia.

Fue en el año 1970 cuando se incorporó la Ginecología a la Maternidad de la mano del primer jefe de servicio Alfredo Gómez Rojas y, posteriormente, se suman al servicio los doctores Manuel Sánchez Calvo, para trabajar en el diagnostico precoz del cáncer, Amalio Sánchez Dehesa y José María Gómez Velasco, que dieron un alto nivel a la cirugía ginecológica.