STE-CLM y STAS-CLM se oponen a que la Consejería de Educación no asuma sus responsabilidades en una de las funciones más importantes para la lucha contra el COVID-19: la limpieza en horario escolar. La “Guía Educativo Sanitaria 2020 de inicio de curso escolar en Castilla-La Mancha” hace hincapié en la limpieza y desinfección y establece unos protocolos claros, precisos y extensos que ya en una primera lectura invitaban a la contratación de más personal para poder llevarlos a cabo.

La intersindical-CLM criticó la falta de personal de limpieza en centros educativos 1

Comienza el curso y después de 11 años sin cubrir puestos de trabajo establecidos en la RPT del personal de limpieza, la Consejería se compromete a hacerlo. Al día de hoy no se hizo en todos los centros, y además sigue habiendo plazas sin dotación económica, lo que se traduce en que no pueda contratar a nadie para dichas plazas. Aún con estos puestos de trabajo cubiertos, esa plantilla fue diseñada para condiciones normales. En la situación actual de pandemia, es inviable que los centros educativos para los que se diseñaron puedan ser limpiados en profundidad por las tardes y superficialmente por las mañanas con ese personal. Exigimos que se cubran todas las vacantes existentes a la mayor brevedad posible de las bolsas de trabajo establecidas.

Una vez que se cubran esas vacantes, consideramos que es necesario un refuerzo en todos los centros dadas las circunstancias La Consejería dotó de presupuesto a los centros para esta función, pero sin criterios públicos y transparentes. A su vez, quieren convertir a los equipos directivos en ETT, de manera que cada centro contratará como pueda a personal para realizar estas acciones. Muchos centros están derivando la contratación a empresas intermediarias, con el sobre coste económico que esto implica. Nuevamente, la Consejería delega sus responsabilidades y, lo que es más grave, dejamos funciones de personal laboral público en manos privadas. Intersindical-CLM exigen que esta contratación sea a través de personal público y por parte de la Consejería de Educación.

En peores circunstancias se encuentran los centros dependientes de los ayuntamientos. Aquí hay dos polos: los ayuntamientos que dedicaron una gran parte de su presupuesto a asegurar la limpieza de sus centros, en cuyo caso solamente resta darles la enhorabuena, y el resto (la gran mayoría) que han esperado a que otros organismos (Diputaciones) les solucionaran el problema, y esta solución ha consistido en contratar a personal durante unas pocas horas durante las cuales es inviable llevar a la práctica los protocolos de la Guía Educativo Sanitaria. Valga como ejemplo el ayuntamiento de Albacete, cuya contrata se ha negado a cambiar el horario de trabajo de algunas personas de tarde a mañana, y cuya “mejora” al servicio ha consistido en aumentar 1,5 o 2 horas para limpiar los centros, ya tengan 200 o 1000 alumnos, ya tengan 15 o 50 aulas, ya tengan 3 o 20 aseos que limpiar.

Por todo ello, STE y STAS exigen que se negocien con los representantes de los trabajadores las necesarias contrataciones públicas para cumplir con las exigencias sanitarias en un momento tan delicado como el que está sufriendo nuestro país.