Por parte de la Gerencia de Atención Integrada de Puertollano, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, se ha implementado un protocolo de actuación para el duelo  en adultos. Esto es de vital importancia por cuanto el dolor y el sufrimiento que los adultos mayores experimentan ante la pérdida de un ser querido, pueden llegar a complicarse con síntomas psiquiátricos, y los profesionales sanitarios deben detectar las situaciones de duelo complicadas y derivar al especialista a aquel o aquellos familiares de la persona fallecida que manifiesten algún tipo de comportamiento o elemento de riesgo.

La Gerencia de Atención Integrada de Puertollano pone en marcha un protocolo de actuación ante el duelo en adultos 1
Esta iniciativa que está enmarcada en el Plan de Humanización, busca identificar el riesgo de duelo complicado y que puede surgir a partir de algunos factores de riesgo como los antecedentes de depresión, cuando además de la pérdida los adultos deben enfrentar una sucesión de pérdidas en poco tiempo o tengan problemas importantes que les afectan. La identificación del riesgo de duelo complicado es compleja y debe llevarse a cabo a través de estudio de factores de riesgo que incluyen recopilación y análisis de datos familiares, juicio clínico y criterios diagnósticos del DSM, siglas en inglés del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, ya que cada persona afronta de manera diferente la pérdida.

Los profesionales de acuerdo con lo que el protocolo indica, deben identificar los factores de riesgo que puedan desencadenar un duelo patológico, y deben ponerse en contacto con el profesional de Psicología correspondiente, ya sea en Primaria o en el Hospital ‘Santa Bárbara’.

Estas pautas de actuación, recopiladas por los psicólogos de la Gerencia de Puertollano, responden a la petición de usuarios y profesionales que habían demandado un protocolo de actuación para ofrecer una atención psicológica más completa y humana a los familiares en un momento tan doloroso.

Saber estar, saber escuchar y comprender la pena ajena son fundamentales en este tipo de situaciones. En el ámbito hospitalario se recomienda apoyar a los familiares, poniendo especial atención en los cuidados post-mortem, permitiendo, orientando y favoreciendo el proceso de despedida y la expresión del dolor.

La adopción de este protocolo se inscribe dentro de las medidas puestas en práctica por la Gerencia de Atención Integrada de Puertollano al amparo del Plan de Humanización de la asistencia sanitaria de la Consejería de Sanidad.