Partiendo del pleno convencimiento de que, tal y como ha resaltado el presidente de la Diputación, Santi Cabañero, “el sector de la Hostelería y del Turismo resulta absolutamente fundamental en el conjunto del territorio albaceteño”, el Equipo de Gobierno de la máxima institución provincial ha venido manteniendo una comunicación constante con la Asociación Provincial de Empresarios de la Hostelería Turismo desde que se decretase el Estado de Alarma en nuestro país para hacer frente común a la pandemia del COVID-19.

Comunicación que, poco a poco, va cristalizando en acuerdos que se irán concretando en medidas con las que, siempre de la mano de la propia Asociación, la Diputación pueda articular acciones interesantes en su objetivo de ayudar los y las profesionales de este colectivo crucial, y que se han seguido abordando durante una videoconferencia en la que han participado tanto el presidente (Santi Cabañero) como el vicepresidente del ámbito económico (Fran Valera), la vicepresidenta del área turística (Amparo Torres) y la diputada de Turismo (Raquel Ruiz) por parte de la Diputación, como el presidente (David Giménez) y la gerente (Begoña Garijo) por parte de la APEHT y en nombre de sus más de 1.000 socios y socias en toda la provincia.

Crecimiento sustancial del convenio que, además, se readaptará a la nueva realidad

Fruto de este trabajo previo, Cabañero ha podido concretar por ahora que la institución ampliará hasta los 100.000 € la cuantía del convenio acordado con la Asociación para este ejercicio (y que, en un primer momento, se había fijado en 72.000 € en el Presupuesto 2020 de la Diputación que se aprobaba en Pleno el pasado 14 de febrero). Se trata, por tanto, de una subida que roza el 40% y que, como han acordado los y las protagonistas de la reunión telemática, se destinará a “poner en marcha alguna acción que resulte clave para el futuro del sector en nuestra tierra”, articulándose próximamente de la mano de la APEHT y siempre para responder a las necesidades que se planteen en el gremio de cara a unos próximos meses que se aventuran complicados.

Por otra parte, y en lo relativo también a ese convenio que se verá aumentado, ambas partes se han comprometido a colaborar en la readaptación del acuerdo inicial en lo que vaya siendo necesario, con el fin de que el dinero que en principio se iba a dirigir a cuestiones que este año ya parece muy improbable realizar (caso, por ejemplo, de asistencia a importantes ferias sectoriales de carácter internacional que, previsiblemente, no se van a celebrar), se destine a otras realidades que la ‘nueva normalidad’ determine cruciales para el sector.

La Diputación asesorará a los Ayuntamientos en medidas municipales que alivien la presión a la hostelería

Al margen de las cuestiones directamente ligadas al convenio económico entre la Diputación y la APEHT y que se irán dando a conocer conforme sigan estudiándose y tomando forma a lo largo del ejercicio, Santi Cabañero también ha concretado otras vías con las que la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo va a contar “con la total complicidad” de la Casa Provincial y que también serán “muy importantes para contribuir a la mayor estabilidad posible del sector en nuestra tierra”.

Así, les ha explicado que “la institución ofrecerá su asesoramiento a los Ayuntamientos para que estos puedan colaborar al máximo y de forma ágil con el sector, siendo flexibles en medidas de su competencia”, por ejemplo, en lo relativo a tasas como las del IBI, agua o basuras y, muy especialmente, en la de terrazas. En este sentido, el presidente de la Diputación ha explicado que “será muy importante que los Ayuntamientos sean sensibles y que puedan contribuir al dinamismo de sus propias localidades ampliando en la medida de sus posibilidades los espacios de las vías públicas para que los bares y restaurantes puedan disponer de ellos manteniendo las condiciones de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias”.

Y es que, en todo momento, ambas partes han estado de acuerdo en que el objetivo prioritario sigue siendo el mismo que hasta ahora: la salud de las personas y el deseo de salvar cuantas más vidas, mejor; sólo ese objetivo determina las medidas preventivas y las fases que vayamos abordando como sociedad frente al único enemigo común: el virus.

Fuerza y unión ante una competencia turística nacional que se avecina exigente

En este sentido y, una vez finalice completamente la ‘desescalada’, el reto será el de apuntalar la posición de la provincia dentro un Turismo nacional que será vital y que, ante la inexistencia del internacional, tendrá una competencia extrema entre las distintas zonas del país. En ese escenario, y siempre con las indicaciones y los datos sanitarios por delante, la Diputación tenderá también su mano a la APEHT para promocionar nuestra tierra de cara al verano, siempre bajo los criterios que la propia Asociación disponga y sin olvidar potencialidades (como el hecho de que tenemos más del 40% del total del admirado Turismo Rural de C-LM).

Completamente consciente de las dificultades que la pandemia del COVID-19 traerá a muchos ámbitos de la vida, Santi Cabañero ha insistido en la total sensibilidad de su Equipo de Gobierno y del conjunto de la Corporación con el sector de la Hostelería y el Turismo: por su propia naturaleza, fue de los primeros que tuvo que cerrar sus puertas y será de los últimos que podrá abrirlas de manera lo más plena posible.

Las pérdidas económicas serán importantes también en este sector que empleaba a unas 7.000 personas en la provincia en sus más de 4.100 establecimientos turísticos y más de 2.000 de restauración, siempre bajo características de calidad y excelencia. “La unión, la colaboración y la coordinación entre las diferentes instituciones y los y las protagonistas sectoriales, serán la mejor garantía de éxito en un camino que será complicado”, ha reiterado Cabañero.

Durante el encuentro, además, desde la Asociación han mostrando su preocupación ante cuestiones que consideran vitales para aliviar un poco la incertidumbre que sufre el sector en este momento y que pasarían, han comentado, por la necesaria prórroga del Estado de Alarma (que les permitiría extender los ERTEs) y por acabar con las escasas facilidades que, en general, las entidades financieras están poniendo a los empresarios y las empresarias de esta actividad a la hora de poder beneficiarse de la línea de financiación ICO abierta por el Gobierno de España.