El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha anunciado hoy las mejoras que en materia de Función Pública se van a poner en marcha próximamente, que incluyen, entre otras, un incremento retributivo del 1,75 por ciento, la vuelta a la jornada laboral de 35 horas laborales y la recuperación del complemento retributivo por incapacidad temporal.

Ruiz Molina hizo estos anuncios durante un debate general celebrado en las Cortes regionales. Destacó que desde el inicio de la legislatura, la voluntad del Gobierno de Castilla-La Mancha ha sido recuperar los derechos de los empleados públicos. Hay un trabajo conjunto con los sindicatos para recuperar lo que se perdió en la legislatura anterior.

En este sentido, Ruiz Molina ha explicado que esa recuperación de derechos de los empleados públicos se debe acompasar a la recuperación de los derechos de aquellos que no tienen empleo, una “tarea prioritaria para el Gobierno regional”, que se está haciendo con los mismos mimbres presupuestarios del año 2015.

En su intervención, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas detalló las mejoras que están consiguiendo los empleados de la función pública en la actual legislatura., entre ellas la subida salarial de octubre.

Un incremento retributivo para los más de 70.000 empleados públicos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que será del 1,75 por ciento y que al incorporar el 1,5 por ciento de recuperación de la denominada ‘tasa Cospedal’, que se abona desde principios de este año, supondrá que en 2018 los empleados públicos de la Administración regional serán los que tengan el mayor incremento salarial de todo el país, en concreto, un 3,25 por ciento.

También se va a implantar a partir del próximo 1 de enero de 2019, la jornada laboral de 35 horas semanales, que será “una realidad definitiva” para los empleados públicos de Castilla-La Mancha.

Además, se va a proponer una modificación de la Ley de Empleo Público de Castilla-La Mancha para recuperar el complemento retributivo por incapacidad temporal, que permitirá alcanzar el cien por cien de las retribuciones fijas y periódicas que se vinieran percibiendo en el mes anterior al inicio de la incapacidad temporal.

Sobre la Ley de Empleo Público de Castilla-La Mancha también se va a proponer otra modificación, que permitirá mejorar el acceso al empleo público de personas que acrediten discapacidad intelectual; mejorar y garantizar la participación en las acciones formativas que lleve a cabo la Junta de empleados públicos con cualquier tipo de discapacidad o que las personas aspirantes en los procesos selectivos convocados por el sistema general de acceso libre y, en su caso, por el turno independiente para personas con discapacidad, puedan participar en la selección de bolsas de trabajo de personal funcionario interino y del personal laboral temporal.

Ruiz Molina ha añadido que, por otra parte, se va a proponer la negociación de un II Plan de Igualdad, que incorporará un conjunto de medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres en la Administración regional.

En este sentido, Ruiz Molina ha destacado que todas estas medidas evidencian “el esfuerzo del Gobierno de García-Page para recuperar todos los derechos laborales y retributivos que les fueron arrebatados a los empleados públicos en la anterior legislatura, además de incorporar las mejoras que se acuerdan a nivel estatal”.

Incremento de 360 millones de euros en gasto de personal esta legislatura

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha señalado que desde el inicio de la legislatura, en 2015, el Gobierno de Emiliano García-Page ha incrementado casi un 13 por ciento los gastos de personal, lo que supone 360 millones de euros más.

Un incremento de los gastos de personal que ha permitido, según ha indicado Ruiz Molina, contratar a más de 3.300 trabajadores en la Junta de Comunidades, devolver la totalidad de la paga extraordinaria suprimida en 2012 y la disminución retributiva del tres por ciento, pagar los meses de verano al personal interino docente o reducir las horas lectivas.

Ruiz Molina siguió su intervención señalando que invertir en mejorar las condiciones laborales de
los empleados de la función pública implia también mejorar la forma en la que se prestan los servicios públicos.
Redundando así en beneficios para la ciudadanía, especialmente de los colectivos más vulnerables
que son los que más usan esos servicios.

Por último, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha subrayado que con las mejoras que hoy ha anunciado no finaliza la recuperación de la función pública en esta legislatura.