Inspectores de Educación de toda la región han participado esta semana en Guadalajara en la XIII Jornada de la Inspección de Educación de Castilla-La Mancha, convocada con el objetivo de analizar el Plan General de Actuación y Formación para el presente curso y las líneas básicas de actuación de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes.

La viceconsejera de Educación, Universidades e Investigación, María Dolores López, fue la encargada de inaugurar la jornada y trazar las áreas en las que se centrará el trabajo de Inspección para este año.

La viceconsejera ha recordado la fuerte apuesta que realiza el Gobierno regional por reforzar, ampliar y consolidar la plantilla de Inspección de Educación, como una vía más por conseguir un sistema educativo de calidad. En este afán, este mismo curso se han incorporado a la Inspección 33 nuevos profesionales en otras tantas plazas que hasta el momento estaban ocupadas por personal interino y que se han cubierto por oposición con el objetivo de consolidar la plantilla. Además, desde el inicio de legislatura se han ampliado cinco plazas nuevas, una por provincia, que fueron eliminadas durante la anterior legislatura. De este modo, en la actualidad la plantilla de inspectores educativos en Castilla-La Mancha está formada por 81 profesionales.

Durante la jornada, los inspectores han analizado el Plan General de Actuación y Formación para el presente curso, que entre otras cuestiones prioriza la evaluación de competencias del nuevo profesorado que se ha incorporado a las aulas tras las oposiciones celebradas el pasado verano y que se encuentran en fase de prácticas.

Asimismo, entre otros objetivos para este curso, desde Inspección se prestará especial atención a conocer las medidas organizativas y metodológicas puestas en práctica por los centros que se han adherido al programa de digitalización de las aulas, Carmenta.

Un total de 80 centros educativos públicos de Castilla-La Mancha participan en el proyecto Carmenta de utilización de materiales curriculares digitales en el aula, lo que supondrá la implicación de cerca de 4.000 alumnos y alumnas y 450 docentes de tercero y quinto de Educación Primaria y de primer curso de Educación Secundaria que harán uso de tabletas digitales en lugar de libros de texto en determinadas asignaturas. El proyecto ha tenido como objetivos desde su inicio, aparte, de poner a disposición del profesorado métodos más innovadores de enseñanza, procurar una implantación voluntaria a medida que los centros lo fueron solicitando, y una implantación consensuada con la comunidad educativa en cada centro. La correcta aplicación del programa es primordial para obtener resultados exitosos y para ello desde Inspección educativa se apuesta por colaborar en ese proceso de implantación.

La plantilla de inspectores de Educación celebra cada inicio de curso una jornada de este tipo en la que además de conocer las líneas específicas de trabajo para el año se facilita el encuentro y el intercambio de puntos de vistas, al tiempo que se comparten experiencias que pueden enriquecer el trabajo. Además, con la organización de estas jornadas se incentiva la reflexión sobre la actuación del colectivo para impulsar la mejora profesional del mismo.