Con la aprobación definitiva de la nueva programación de Formación para el Empleo 2018 y cuyas actividades formativas se desarrollarán a lo largo del próximo año, el Gobierno de Castilla-La Mancha va a destinar en la provincia de Toledo más de 8 millones de euros (8,051 millones) a la realización de un total de 194 nuevos cursos para personas desempleadas, “que van a permitir formar y mejorar la cualificación laboral a 3.165 hombres y mujeres de la provincia que se encuentran en situación de desempleo”, según ha informado hoy el director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Julián Martín Alcántara.

Con estas 194 nuevas acciones formativas, que se ofrecerán en la provincia a las personas sin empleo para que puedan mejorar sus posibilidades de acceso al mercado de trabajo, se impartirán en total cerca de 70.000 horas de formación para el empleo y la mayoría de estos cursos, en concreto 160, permitirán a sus participantes obtener un título oficial de Certificado de Profesionalidad, lo que pone de manifiesto –según añadía Martín Alcántara- “la apuesta que mantiene el Ejecutivo regional por ofrecer una formación laboral de máxima calidad y acorde a las necesidades de las empresas”.

El director provincial ha ofrecido estos datos durante su participación esta mañana, en Toledo, en la entrega de diplomas de distintos cursos para desempleados que se han llevado a cabo este año en la Fundación Laboral de la Construcción, entre ellos una acción formativa de Certificado de Profesionalidad de ‘Servicios para control de plagas’.

Más de 40,28 millones destinados en la provincia a la formación para el empleo

En cuanto al balance sobre los recursos públicos que hasta el momento se han invertido, Julián Martín Alcántara ha remarcado que “en estos casi cuatro años de legislatura del actual Gobierno regional, serán más de 40,28 millones de euros los destinados en la provincia a formación para el empleo, de los que más de 33 millones están siendo dedicados a la formación de personas en situación de desempleo que, sin duda, son la prioridad para el Gobierno de Emiliano García-Page”.

Por ello, más del 80 por ciento del presupuesto regional dedicado en la provincia de Toledo a la formación para el empleo se ha destinado a la mejora de la cualificación laboral de personas desempleadas, “a través de las distintas modalidades, tanto en la formación ordinaria tipo II para desempleados, como en los cursos con compromiso de contratación o en las convocatorias de Garantía Juvenil”, según detallaba el director provincial.

Asimismo, incidía en que “el importante esfuerzo que realiza el Gobierno regional en las políticas activas de empleo es, sin duda alguna, una de sus señas de identidad y, especialmente, en la formación para el empleo como la mejor herramienta de cualificación para que estos hombres y mujeres puedan salir de la situación de desempleo en la que se encuentran y, por otro lado, como un importante instrumento también para recualificar a personas ocupadas y para que puedan promocionar profesionalmente”.