El Gobierno de Castilla-La Mancha avanza en los trámites administrativos previos ara publicar la Orden por la cual se garantizará el derecho a la información, acompañamiento y tiempos máximos de atención en servicios de urgencias hospitalarios del sistema sanitario público regional.

Así lo ha indicado hoy la directora gerente del SESCAM, Regina Leal, quien ha apuntado que precisamente ayer el Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicó una resolución por la que se abre un periodo de información pública al proyecto de Orden con el fin de enriquecer su contenido con las aportaciones que los ciudadanos consideren oportunas.

Leal inauguró, en el Hospital General Universitario Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, el I Encuentro de Gestión Enfermera de Servicios de Urgencias y Emergencias, organizado en por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES)

La directora gerente del SESCAM ha destacado que esta nueva Orden supone un paso más en el esfuerzo que está realizando el Gobierno del presidente Emiliano García-Page desde el inicio de la legislatura para dignificar el trabajo de los profesionales de las urgencias hospitalarias y la atención sanitaria que reciben los ciudadanos que precisan una asistencia urgente.

En este sentido, reiteró los buenos resultados que se obtuvieron por las medidas que se pusieron en marcha a través del Plan Dignifica de Urgencias, entre ellos la disminución en un 53 por ciento del número de pacientes pendientes de ingreso a las ocho de la mañana en los catorce servicios de urgencias hospitalarios de la Comunidad Autónoma. También recordó la demora media que se redujo en un 66 por ciento, situándose en tres horas y media, “muy lejos de las siete horas que esperaban los pacientes al comienzo de la legislatura”. También ha bajado en un 51 por ciento el tiempo medio de permanencia de los pacientes en los servicios de urgencias.

“Todos estos datos tienen una clara incidencia en el trabajo que realizan los profesionales de Enfermería, porque descongestionar las áreas de urgencias implica una menor carga de trabajo y poder dedicar más tiempo a los pacientes”, ha remarcado Leal.

Recepción, acogida y clasificación en los primeros diez minutos

Al respecto, explicó que en el proyecto de Orden que se tramita, establecen que todas las personas que soliciten asistencia en las urgencias hospitalarias tendrán el derecho a ser recepcionadas, acogidas y clasificadas en los primeros diez minutos de permanencia en las áreas de urgencias una vez filiados en los servicios de admisión.

Si se supera ese tiempo, ha explicado, los servicios de urgencias deberán habilitar el número de puestos de triaje necesarios para garantizar ese derecho.

“Esta medida garantiza la equidad, otorga visibilidad y liderazgo al profesional de Enfermería, que se encarga del triaje y garantiza una atención en los cuidados de los pacientes que los necesitan de forma rápida”, ha añadido Leal.

Por otra parte, en la proyecto de Orden se establece también un tiempo máximo de atención que será fijado en función del nivel de prioridad establecido por el profesional sanitario que atiende al paciente conforme a unos estándares ya establecidos.

Asimismo, señaló que los pacientes atendidos en urgencias que precisen ingreso hospitalario, se establecerá un tiempo máximo de doce horas siguientes a la solicitud administrativa del ingreso.

“Si se supera ese tiempo, el hospital deberá habilitar sin demoras las camas necesarias con el fin de garantizar la prestación de una asistencia de calidad y la dignidad de las personas”, ha afirmado Leal, quien ha apuntado que según se establece en el proyecto de Orden, si no se pudiera dar respuesta a esa situación por no disponer de camas, el paciente será informado y se le ofrecerá la posibilidad de ser ingresado en otro centro hospitalario público de la región de acuerdo a su proceso clínico, disponibilidad de camas y proximidad a su domicilio.

“Esta Orden es fruto de la convicción de este Gobierno de que los profesionales y los pacientes se merecen una mínima garantía de que la administración sanitaria vela por evitar la saturación y por mejorar las condiciones de trabajo y de la prestación sanitaria”, ha concluido.