El Gobierno de Castilla-La Mancha concedió una subvención de 74.959 euros a la almazara ‘Heredad de Monteagudo’ en la localidad de Terranueva, en el marco de las ayudas a inversiones en transformación, comercialización o desarrollo de proyectos agrícolas, y al fomento de la calidad agroalimentaria (FOCAL) que se efectivizaron el año pasado.

La delegada de la Junta, Carmen Olmedo, ha tenido la oportunidad de conocer las obras realizadas en esta almazara, y que han consistido en la implantación de mejoras tecnológicas que ha supuesto una inversión total de 298.079 euros, incluyendo esa subvención del 25 por ciento por parte del Ejecutivo presidido por Emiliano García-Page.

Olmedo destacó la importancia que suponen las ayudas FOCAL en Ciudad Real “debido al peso específico que suponen las empresas agroalimentarias en la economía provincial y su contribución a la generación de empleo y riqueza” recordando que han sido 81 los proyectos financiados presentados por 74 empresas con cargo a las ayudas correspondientes a 2017 y que se prevé que generen más de 300 millones de euros de inversión privada.

Al respecto, la representante del Ejecutivo regional destacó la importancia de la industria agroalimentaria en Castilla-La Mancha que incrementó un 2,7 por ciento la facturación en las exprtaciones en los diez primeros meses de 2018, en relación al mimo período del año anterior. El sector ya representa un 35 por ciento del total de las exportaciones regionales, con una facturación que asciende a 2.112 millones de euros.

La delegada de la Junta ha animado a todas las empresas del sector agroalimentario a que soliciten nuevos proyectos para la convocaría FOCAL 2018 –las bases ya han sido publicadas- que cuenta con una partida presupuestaria de 60 millones de euros, que unida a  las dos convocatorias anteriores supondrán un total de 180 millones de euros de ayudas públicas para mejoras tecnológicas e innovación de la industria agroalimentaria, consiguiendo con ello movilizar más de 800 millones de euros privados en tan solo cuatro años.

El aceite, elemento de la dieta mediterránea 

Carmen Olmedo, ha destacado que la dieta mediterránea, declarada Patrimonio de Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, es parte “del presente del país y de nuestra tierra” y dentro de ella “la importancia” que tiene para nuestra región el aceite, no solo por la calidad, sino por lo que el producto implica desde el punto de vista social y económico recordando que en olivar, la región cuenta con 420.000 hectáreas.

También mostró su apoyo al sector, ya que es fundamental   “por la calidad, por lo social, lo  territorial y económico” ya que “ayuda a que gente se quede a los pueblos a vivir”.

Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma productora de aceite contando con 267 almazaras y 83.000 oleicultores.