La Consejería de Bienestar Social, a través de la Dirección General de Mayores, la Dirección Provincial de Bienestar Social de Toledo y la Asociación para la Solidaridad e Igualdad de Oportunidades (ASIO), ha puesto en marcha un Programa de Atención Psicosocial itinerante dirigido a las personas mayores en situación de especial vulnerabilidad que residen en los pequeños municipios de menos de 500 habitantes del Área de Alcaudete de la Jara, la cual está formada por las localidades de Estrella, El Campillo de la Jara, Sevilleja de la Jara, La Fresneda, además de la propia Alcaudete de la Jara y las aldeas y pedanías de esta zona de la Comarca de La Jara.

Este proyecto de Atención Psicosocial a personas mayores con especial vulnerabilidad, que se desarrolla de forma itinerante en distintos entornos de la región formados por localidades con baja población y situados normalmente en puntos alejados a los núcleos urbanos donde se encuentran los servicios psicológicos públicos especializados, pretende potenciar cambios positivos de actitud ante la vejez, previniendo situaciones de soledad o dependencia y promoviendo la autonomía personal de los mayores que viven en estos enclaves rurales.

El director provincial de Bienestar Social, Gregorio Gómez, explicaba que a través del programa “dos psicólogas itinerantes con amplia experiencia en el ámbito de la vejez” se ocupan de prestar apoyo profesional individual y personalizado a las personas mayores con distintas problemáticas personales que viven en estos pequeños municipios de la Comarca de la Jara, trabajando “en coordinación directa” con los profesionales de los Servicios Sociales de Atención Primaria del Área de Alcaudete de la Jara, quienes se ocupan de seleccionar y derivar a las personas mayores que precisan esta atención especializada.

Entre las problemáticas más frecuentes que presentan los mayores especialmente vulnerables y atendidos con este programa, se encuentran la soledad, la superación de duelos, el afrontamiento de enfermedades presentes o riesgo de padecerlas, situaciones de dependencia en distinto grado, aislamiento social, problemas en relaciones familiares o vecinales, dificultad de aceptación de nuevas situaciones, poca participación en la comunidad o la no aceptación de diagnósticos, entre otras.

Las intervenciones profesionales se basan como punto de partida en conocer a la persona, a través de su historia de vida, para posteriormente acercarse a ella para comprender y atender sus demandas y necesidades, apoyándola en todo momento mediante la prevención de su vulnerabilidad.

El objetivo es potenciar esa actitud positiva ante la vejez, promoviendo la autonomía personal a través de acciones de apoyo psicológico y acompañamiento social en el entorno social de estas personas, sus familias y cuidadores.

Con este Programa, la Consejería de Bienestar Social pretende promover la mejora de la salud mental y prevenir aspectos como el deterioro cognitivo, dotando a las personas usuarias del programa de una atención experta e individualizada, independientemente del lugar donde vivan, y ofreciendo los recursos y servicios necesarios para que estas personas mayores puedan permanecer, como desean, el mayor tiempo posible en sus domicilios con la mejor atención y calidad de vida.