Con la presencia del director provincial de Educación, Cultura y Deportes, José Manuel Almeida, el Gobierno de Castilla-La Manchase sumó a la concentración y el manifiesto de condena del AMPA “Nuevo Mundo,” del CEIP `Pastor Poeta´ de Ocaña para expresar la condena a la agresión a una profesora de este centro educativo, así como para reivindicar una educación en valores como el respeto, la tolerancia y la convivencia.

José Manuel Almeida respondió preguntas a los medios de comunicación antes de la concentración por la profesora agredida, y subrayó que “el Gobierno regional rechaza cualquier tipo de violencia, dentro y fuera de las aulas” y añadió que “la Consejería, a través de los cauces legales establecidos, facilitará a la docente afectada y al claustro del centro educativo todo el respaldo y el apoyo que les sea necesario, además de, tal como avanzó ayer el consejero Ángel Felpeto, personarse como acusación particular en el procedimiento judicial que en su caso se siga por este asunto”.

El director provincial de Educación recordó que “ayer pusimos en marcha el protocolo en defensa del docente y estuvimos aquí los responsables de la Dirección Provincial para asesorar y apoyar a la afectada en todo lo que necesitase y para mostrar nuestro rechazo a este tipo de hechos que son injustificables”.

En la concentración celebrada en el CEIP ‘Pastor Poeta’, donde asistieron la directora y el claustro del entro educativo, así como miembros del AMPA y alumnado del instituo, dos estudiantes leyeron una poesía sobre la importancia del respeto y la directora del centro educativo leyó un manifiesto en el que se reivindica la importancia de una educación en los valores del repesto, la tolerancia y la convivencia, rechazando cualquier tipo de violencia y solidarizándose con la docente agredida.

Así, en el manifiesto la directora ha agradecido “a todos los presentes vuestro respaldo, en especial a los padres y madres que a diario nos muestran su apoyo, confían en nuestra labor docente y que se unen a nuestro sentir” y ha señalado que “debemos tener tolerancia cero contra todo tipo de violencia, falta de amor y de respeto”.

El manifiesto ha concluido con una cita de Paulo Freire quien dijo que la educación “es un acto de amor, por tanto, un acto de valor”.

La agresión, ocurrida días atrás, supuso tirones de pelo, patadas y puñetazos en el rostro de la docente por parte de la madre de un alumno. Sucedió en la entrada del coegio y delante de otro alumnos. Todo ello, con varios padres y docentes del centro como testigos, que fueron los que separaron a la agresora de la maestra.

La docente tuvo que ser atendida en Urgencias por sufrir gran cantidad de golpes y hematomas y, posteriormente, interpuso la correspondiente denuncia en la Comandancia de la Guardia Civil.