El Gobierno de Castilla-La Mancha ha defendido el acceso al agua como recurso necesario tanto para la viabilidad del medio rural, para evitar el despoblamiento de la región, poniendo de manifiesto, además, su relevancia como elemento fundamental para generar riqueza en la comunidad autónoma.

Ante cerca de un centenar de personas que se han dado cita en el Salón de Actos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Ciudad Real, que este año celebra su 50 aniversario, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha ofrecido la conferencia ‘El agua en Castilla-La Mancha’, en la que ha trasladado la relevancia de este recurso sin el cual “no existe la actividad económica y la gente se va de los pueblos”, una problemática, la de la despoblación, que se ha convertido en un reto nacional y ante el cual “todavía estamos a tiempo” de solucionarlo.

Acompañado por el director de la Escuela, Jesús Antonio López; el secretario general de la Universidad de Castilla-La Mancha, Crescencio Bravo; la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo y la directora provincial, Prado Amores, Martínez Arroyo ha incidido en que “no puede entenderse el futuro de la agricultura en la región sin agua”, una realidad en todos los ámbitos, sobre todo en el sector agrario.

Así, ha indicado que en Castilla-La Mancha cerca del 90 por ciento del agua se utiliza en la agricultura y “se utiliza bien”, resaltando que cerca del 60 por ciento de la superficie útil de la región lo hace bajo la modalidad de sistema por goteo, un total de 309.234 hectáreas.

“Para tener un mayor valor añadido y una actividad económica que genere más ingresos hay que disponer de agua y hacer un uso eficiente como se está haciendo de la misma”, ha señalado el consejero, que ha explicado que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha puesto a disposición de los regantes 31 millones de euros para mejoras en inversiones de riego, “la primera vez que sucede en Castilla-La Mancha” y que redunda en beneficio de todos, posibilitando regar “más superficie con agua que tenemos y generar más riqueza”.

Apuesta por el relevo generacional en el campo, pero con acceso al agua

Además, Martínez Arroyo ha incidido en la necesidad del agua para poder afrontar el relevo generacional en el campo y garantizar el futuro a los jóvenes que se quieren incorporar al sector agrario, que en la región, gracias a las dos convocatorias de incorporación, serán más de 2.500 hombres y mujeres en esta legislatura, centrándose en la situación que se vive por ejemplo en el Alto Guadiana donde ha manifestado que es “injusto” que sean los único agricultores de España “sin acceso al agua”.

En este sentido, ha resaltado que para conseguirlo es necesario que haya una “voluntad política” y buena sintonía entre el Gobierno regional y el Gobierno nacional y se ha mostrado convencido de que ahora esa voluntad existe, avanzándose en muchos puntos durante estos últimos siete meses de trabajo.

Defensa de los dos millones de habitantes de la región ante los trasvases

Francisco Martínez Arroyo también se ha referido durante la jornada de hoy en Ciudad Real a la situación de los ríos, como el Tajo, donde no se ha tenido en cuenta su caudal ecológico.

De esta manera, ha afirmado que no puede ser que el trasvase “permanente, mensual” del agua de Castilla-La Mancha al Levante suponga que el rio Tajo no tenga el caudal ecológico mínimo a su paso por Toledo, Talavera o Aranjuez.

Ésta es una de las cuestiones que tienen que ver con toda la región y que afectan diariamente a los dos millones de ciudadanos y desde luego, ha incidido, el Gobierno regional “está detrás” de la “defensa” de los intereses de todos y cada uno de los dos millones de habitantes de la región.

El anterior Gobierno “se cargó” el Plan Especial del Alto Guadiana

Preguntado por los medios de comunicación sobre la regularización de los pozos de explotaciones prioritarias del Alto Guadiana, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha lamentado que el anterior Gobierno dejara “tirados” a los 1.700 agricultores de esta zona, tras “cargarse” el Plan Especial del Alto Guadiana y su Consorcio, la única figura de compromiso y el único ejemplo “exitoso” existente a nivel nacional entre administraciones para gestionar el agua en el país.

Gracias a este plan y este consorcio, ha indicado, se consiguió en años pasados regularizar en esta zona los pozos de leñosos, sin llegar a hacerse esa regularización proyectada en los denominados pozos de explotaciones prioritarias, debido a que el Gobierno anterior “decidió que no tocaba regularizar los pozos”.

Ahora, se ha mostrado convencido, es cuando la solución puede estar “a la vuelta de la esquina”, algo que, aunque “no será inminente”, cuenta ya con un trabajo técnico y una coordinación entre las administraciones para poder recuperar ese espíritu del Plan Especial del Alto Guadiana.

La Federación regional de regantes, para esta legislatura

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha trasladado además los avances que se han dado en Castilla-La Mancha para crear una Federación de Regantes que defienda los intereses de los ciudadanos en materia hídrica en la región. Y es que, ha aseverado, el Gobierno regional no puede ser “solo” el que los defienda y es necesario que “sean los propios usuarios de agua los que reivindiquen el acceso a la misma”, como sucede en otras comunidades, algo que ahora será una realidad antes de que finalice esta legislatura.