El director general de Vivienda y Urbanismo, José Antonio Carrillo, afirmó que las 109 viviendas de la empresa pública Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN) en el Polígono de Santa María de Benquerencia de Toledo no se van a poner a la venta, desmintiendo de esta forma la información publicada por un medio de comunicación. “No es cierto que se vayan a vender las viviendas de GICAMAN, sino todo lo contrario, porque se están ejecutando en ellas políticas de inversión de recursos y de intervención social que denotan el empeño del Gobierno regional por mejorar la situación de estos inmuebles como medio para satisfacer el derecho a la vivienda de los ciudadanos de Toledo, en este caso, y del conjunto de la región”.

Con sus declaraciones sale al paso de manifestaciones que aludían a las sospechas sobre una posible venta de de esta promoción a un banco, fondo buitre o empresa. “Nada más lejos de la realidad; las políticas en materia de vivienda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y de GICAMAN difieren de plano de las realizadas años atrás por otras comunidades que se dedicaron a vender en bloque su patrimonio de vivienda pública”, ha apostillado.

Invirtiendo en Castilla-La Mancha por recuperar la vivienda pública

“En Castilla-La Mancha, estamos invirtiendo por recuperar la vivienda pública finalizando aquellas promociones que quedaron paralizadas durante el anterior Gobierno, como puede comprobarse con las de Tarancón, Campillo de Altobuey, Mocejón o Talavera de la Reina, así como rehabilitando las viviendas que diariamente puedan presentar deficiencias, a fin de ponerlas en condiciones aptas para su adjudicación a favor de los ciudadanos de nuestra región que las necesitan”, ha argumentado el director general. Para tal fin, ha subrayado, en el presupuesto de este año, el Gobierno ha duplicado la dotación de las partidas destinadas a este tipo de actuaciones.

Además, el Gobierno regional viene propiciando la rehabilitación y promoción de vivienda pública en alquiler mediante la covocaotira de ayudas a la rehabilitación, la convocatoria a laromoción de viviendas en arrendamiento, y ambas trabajando en el marco vigente del Plan de Vivienda 2018-2021.

Igualmente, ha continuado Carrillo, “hemos propiciado, de la mano de ayuntamientos como los de Puertollano, Albacete o La Roda, la firma de convenios para gestionar con mayor eficacia este tipo de viviendas e incluir en ellas la intervención social”. Esta intervención también se está desarrollando de una manera muy especial en el municipio de Toledo y, en concreto, en el barrio del Polígono, tanto en el ámbito de las mejoras urbanas (este año se van a aportar por parte de la Consejería de Fomento cerca de 200.000 euros), como de la intervención en materia de vivienda. En este último campo, de la mano de organizaciones especializadas en esta materia, como intermediación, e introduciendo técnicas pioneras a nivel nacional, como es la del diagnóstico social realizado recientemente en la promoción de viviendas de Río Yedra con la colaboración de instituciones tan significativas en este ámbito como es el Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla-La Mancha.

De hecho, de todo este conjunto de políticas en materia de vivienda e intervención social, tanto por parte de la Consejería de Fomento como de su empresa pública GICAMAN, ha dado cuenta recientemente su director general de Vivienda y Urbanismo en la última reunión de la Mesa Municipal de la Vivienda, celebrada en el Centro Social del Polígono el pasado 21 de noviembre, con la participación de colectivos vecinales de la ciudad y bajo la presidencia de los concejales del Ayuntamiento de Toledo, Teodoro García y Javier Mateo. Allí, se repasó, no solo la situación de las viviendas de titularidad pública en este barrio, sino las medidas de intervención y mejora a desarrollar en las mismas. Hay que señalar que la Mesa por la Vivienda no solo dio el visto bueno a esta serie de actuaciones desarrolladas desde el Gobierno regional, sino que se incidió en la necesidad de su más amplio desarrollo.

La política de vivienda de la Consejería de Fomento en el Polígono de Santa María de Bequerencia se lleva a cabo con el consenso de los vecinos, a través de la Asociación ‘El Tajo, el Ayuntamiento de la ciudad, y la articulación permanente mediante encuentros de trabajo y la participación en foros y mesas de encuentro como la Mesa Municipal de la Vivienda o las Jornadas Técnicas de Vivienda del Polígono, entre otros.

Cierre de viviendas y tasaciones

Respecto a los extremos de la noticia publicada sobre el cierre de las viviendas explican desde GICAMAN que se trata de una medida que se realiza ordinariamente, desde que una vivienda se deja por su anterior titular hasta que se habita por un nuevo adjudicatario, a fin de evitar ocupaciones ilegales y así poder realizar la adecuación y reparación de la vivienda en el caso de que sea precisa ésta.

Sobre las valoraiones de las viviendas GICAMAN, es una actuación que se realiza anualmente incluirla en la auditoría externa a la que se somete la empresa. La valoración abarca a todos los edificios y se realiza sobre un número importante de las viviendas, a fin de evaluar el estado de los activos de la empresa, incluir el resultado en sus cuentas y balances para someterlos a la fisalización sobre el estado de la empresa. Por ley se realizan periódicamente organismos con el Tribunal de uentas, igual que en otras empresas públicas.

Para zanjar los rumores o sospechas sobre una posible venta de los inmuebles de GICAMAN, considerando que no hacen sino crear inquietud en perjuicio de los usuarios de estas viviendas. Sin embargo, dijo Carrillo “queremos tranquilizar a estos vecinos por la inquietud que les haya podido causar la publicación realizada, pues en el ánimo del Gobierno regional no está, en ningún caso, vender las viviendas que disfrutan en régimen de arrendamiento, sino trabajar diariamente para intentar mejorar su situación”.