La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha inaugurado hoy el Punto de Encuentro Familiar (PEF) de Alcázar de San Juan ‘Mancha Centro’, un recurso social que fue cerrado en diciembre de 2011 por el anterior Gobierno de Castilla-La Mancha.

“Hoy es un día importante para Castilla-La Mancha y para su entorno, para las familias de esta tierra. Hoy se reabre un Punto de Encuentro que fue cerrado en diciembre de 2011 por el anterior Gobierno del PP”, ha celebrado la consejera, quien ha estado acompañada de la alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor; la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo; la directora general de las Familias y Menores, María Ger; y el responsable de la entidad Colabora, Gregorio Fernández.

La consejera ha lamentado el cierre de este recurso, que “dejó sin la asistencia y protección necesaria a 50 familias que tuvieron que hacer este intercambio de la guarda de los niños durante los fines de semana en las dependencias de la Policía Local de este municipio”.

A su juicio, este Punto de Encuentro Familiar (PEF) –que comienza su andadura con la contratación de cuatro trabajadores y será de carácter interprovincial- “se reabre desde la justicia y desde la necesidad de las familias, de los niños y niñas, en la defensa de los derechos de la infancia en esta tierra”.

Datos en Castilla-La Mancha

La consejera de Bienestar Social ha explicado que un PEF es “un sitio neutral donde los niños pueden ver a sus padres y a sus madres aunque ya no sean pareja, que por una serie de conflictos no se pongan de acuerdo de cuándo tener el intercambio de los niños”.

En total, ha indicado que hay siete Puntos de Encuentro Familiar en Castilla-La Mancha, que atenderán en 2018, según las previsiones, a más de 3.000 usuarios, incluidos padres, madres, hijos e hijas.

En 2017, atendieron a 750 familias y realizaron 24.000 intervenciones, que consistieron en entrevistas, entrega y recogida de niños y también de visitas supervisadas.

Sánchez ha destacado también el incremento presupuestario para los PEF de más del 65 por ciento esta legislatura, hasta superar el millón de euros en 2018, lo que ha supuesto un aumento del número de profesionales y del número de personas atendidas.

“Esto es una muestra de que el Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja por el bienestar de las familias y que está reconstruyendo ese bienestar social y esa mejora de la calidad de vida de toda la ciudadanía de la región”, ha afirmado la consejera.

Con ello, ha valorado el trabajo de la alcaldesa de Alcázar de San Juan, “como siempre por defender y por estar al lado de todos los colectivos más vulnerables, de las familias y de todos los vecinos de Alcázar de San Juan”.