El Gobierno de Castilla-La Mancha continúa mejorando de forma progresiva los tiempos de respuesta en la atención a las urgencias que llegan hasta los hospitales del servicio sanitario público regional gracias al desarrollo de las diferentes medidas contempladas en el Plan Dignifica, una de las primeras medidas puestas en marcha por el Ejecutivo de Emiliano García-Page al inicio de la legislatura.

Así lo ha señalado hoy la directora gerente del SESCAM, Regina Leal, durante una ponencia impartida en la Jornada de Otoño de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias de Aragón, en la que ha explicado que desde junio de 2015 se ha conseguido reducir en un 51 por ciento el tiempo medio de permanencia de los pacientes en los servicios de Urgencias.

Además, la demora media para que los pacientes ingresen en planta desde estos servicios ha disminuido un 66 por ciento, situándose actualmente en tres horas y media, muy lejos de las más de siete horas que lo hacían al comienzo de la legislatura.

Otro de los indicadores que arroja la puesta en marcha del Plan Dignifica hace referencia a la reducción en un 53 por ciento en el número de pacientes pendientes de ingreso a las ocho de la mañana en las urgencias de los hospitales castellano-manchegos.

Según ha explicado la directora gerente del SESCAM, la mejora en la gestión de la demora en el ingreso y en el triaje, proporciona una mejor carga a los profesionales, que disponen de más espacios y tiempo para informar, atender y observar a los pacientes, evitando ingresos inadecuados y la saturación de las Urgencias.

“La puesta en marcha del Plan Dignifica y las medidas que ha llevado aparejadas, como la apertura de camas y la contratación de más profesionales, ha contribuido a disminuir drásticamente la permanencia de pacientes en estos servicios, los ingresos a primera hora de la mañana y la demora en ingresar”, ha remarcado la directora gerente del SESCAM.

A este respecto, ha mencionado también otras cuestiones en las que se ha hecho hincapié como la mejora del proceso del alta hospitalaria y la asignación de camas al ingreso urgente y programado, la agilización del proceso asistencial (interconsulta, pruebas, ambulancias), el dimensionamiento de los recursos humanos a las verdaderas necesidades de las urgencias y la homogeneización de la organización funcional.

Leal ha recordado que los dos objetivos principales de este Plan eran, por un lado, dignificar el trabajo de los profesionales, a través de distintas políticas de recursos humanos comunes al resto de la organización y del reconocimiento profesional, y dignificando los espacios de trabajo y elaborando herramientas de gestión que impidieran la saturación de urgencias. El segundo objetivo era dignificar la atención de los pacientes y acompañantes, con respuestas más ágiles y estancias más dignas.

Red de Expertos y cuadros de mando

Los dos elementos claves sobre los que se asienta la estrategia de humanización del Gobierno de Castilla-La Mancha son la gobernanza, que se ha hecho operativa a través de la Red de Expertos y Profesionales de Urgencias, y la transparencia, con el desarrollo de un cuadro de mandos que monitoriza en tiempo real seis grupos de indicadores “que está sirviendo para la toma de decisiones de forma precoz e incluso predictiva gracias a un sistema individualizado de alertas y estándares óptimos”.

Este cuadro de mandos, ha señalado Leal, permite conocer en cada momento los tiempos de permanencia, los tipos de pacientes, las demoras, la ocupación de espacios, la distribución horaria de ingresos de urgencias y de altas de hospitalización, además de otros aspectos como la mortalidad, readmisiones, frecuentación, etcétera.

“Toda esta información y la que nos ofrece el análisis de consumos y costes, con alertas y estándares individualizados, nos ayuda a anticiparnos y a tomar decisiones orientadas a evitar la saturación de urgencias, a reconducir inercias e ineficiencias, a recuperar derechos de los profesionales y a empoderar al paciente, y a homogeneizar cuestiones tan básicas como los tiempos, demoras, acompañamiento, consumo o cartera de servicios”, ha apuntado Leal.

Garantizar el cumplimiento de indicadores

La directora gerente del SESCAM ha indicado que los buenos resultados que se están obteniendo con la implantación de esta estrategia ha llevado al Gobierno de Castilla-La Mancha a iniciar los trabajos para desarrollar una norma que garantice el cumplimiento de algunos de los indicadores que forman parte del Plan Dignifica.

Una norma, ha precisado, que establezca unos tiempos máximos de espera para ingresar, de demora en la recepción, acogida y clasificación y que garantice el acompañamiento de determinados grupos de pacientes y la información, entre otras cuestiones. “Los profesionales y los pacientes se merecen una mínima garantía de que la administración sanitaria vela por evitar la saturación y por mejorar las condiciones de trabajo y de prestación sanitaria”, ha afirmado.

Especialidad de Urgencias

Por otra parte, ha asegurado que dignificar la atención del paciente en urgencias y de los profesionales que trabajan en estos servicios reduce la morbimortalidad y disminuye la estancia hospitalaria, además de mejorar la calidad percibida por las personas, la eficacia y la eficiencia.

En este sentido, ha añadido que la mejora de los servicios de urgencias precisa, además, de profesionales motivados y especializados, que mantengan la vocación por la urgencia, por lo que ha abogado por el reconocimiento de la especialidad de Urgencias y Emergencias, “una reivindicación en la que contaréis con el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha”, ha concluido.