Más de 7.2 millones de euros correspondientes a los pagos  de la PAC de la campaña 2018 para vacas nodrizas, vacuno de leche, derechos especiales de leche, vacuno de cebo, derechos especiales de carne y legumbres de calidad, se han abonado hoy por el Gobierno de Castilla-La Mancha. De este abono en las cuentas de agricultores y ganaderos, se destinarán 1.037 perceptores de vacuno de cebo más de 4,7 millones de euros, mientras que en el caso de las vacas nodrizas serán 1.448 beneficiarios, por importe de cerca de dos millones de euros.

Gobierno de Castilla-La Mancha abona hoy más de 7,2 millones de euros de ayudas de la PAC 1
Así lo ha informado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en funciones de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Guijarro, quien ha expresado que “ya hemos pagado el 100 por cien de las ayudas de todas las líneas asociadas”. También se ha referido Martínez Arroyo, que se han abonado en lo que llevan de campaña, cerca de 59 millones de euros de ayudas asociadas provenientes de los fondos europeos y en conjunto en la campaña de la PAC de 2018, Castilla-La Mancha, se superan en total, entre asociadas y desacopladas, los 640 millones de euros.

También se ha referido el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en funciones, que estas cifras son muy importantes porque cuando esas cuantías llegan a los bolsillos de agricultores y ganaderos de la región, propician que “sigan haciendo el papel tan extraordinario que realizan, por ejemplo, en su contribución a la conservación del medio ambiente”.

También ha querido reiterar el consejero, la postura del Gobierno de Castilla-La Mancha acordada esta legislatura con las organizaciones agrarias y cooperativas, ante la nueva reforma de esta política comunitaria, donde se apuesta porque se mantenga el mismo presupuesto que hasta el momento, sin reducciones, y que se tengan en cuenta diversos aspectos, tales como la necesidad de contar con un techo por explotación y que las ayudas que no se paguen a las grandes propiedades por encima de los 100.000 euros por hectárea, una vez descontados los costes laborales de la mano de obra, se utilicen para hacer pagos redistributivos a los pequeños y medianos profesionales, y apostar además por los jóvenes y las mujeres.