El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha subrayado, esta mañana, en Toledo, la importancia de alcanzar un acuerdo de región en materia de agua y ha considerado “determinante” el hecho de “que haya una base de entendimiento político y que nadie pueda jugar a colarse entre nuestras fisuras”, ha señalado. En este sentido, García-Page ha insistido en la conveniencia de que, en la Comunidad Autónoma, haya una posición común y una “defensa pétrea” de este planteamiento, ha resaltado.

Así lo ha puesto de manifiesto el presidente autonómico tras la firma del Acuerdo en Defensa del Agua de Castilla-La Mancha, fruto del consenso y el entendimiento de todos los partidos con representación en las Cortes, agentes sociales y económicos y más de cuarenta entidades de la Comunidad Autónoma que, por primera vez, se refleja en un documento conjunto. “Hoy es un día de los que hacemos patria dejando al margen intereses que, normalmente, han tenido que ver con el partidismo político”, ha destacado García-Page.

En este punto, el presidente regional ha resaltado las “tres claves” de este texto que establece la posición común, en esa materia, por parte de Castilla-La Mancha: “la primera está en que dejamos a un lado el partidismo”, ha insistido, porque “los intereses electoralistas”, ha explicado, “han roto muchos consensos en esta región”. En segundo lugar, García-Page ha comprometido que “nunca vamos a poner trabas a los problemas de abastecimiento para los seres humanos”, reiterando su apuesta por la solidaridad más elemental con otros territorios.

En tercer lugar, el jefe del Ejecutivo autonómico ha apuntado a un “concepto de evolución, no de bronca, no de ruptura”, en la defensa de los intereses hídricos de la Comunidad Autónoma. “Que nadie piense que la unidad en materia de agua es fácil”, ha manifestado, para recalcar la necesidad de alcanzar un “consenso global” con el que abordar nuevos escenarios en relación a la gestión del agua, también a nivel estatal, ha aseverado.

“Gracias por apostar por el futuro”

“Este es un día memorable”, ha proseguido García-Page, que ha apuntado que “aquí está la región, aquí está prácticamente todo el mundo que tiene algo que decir, opinar o influir en un tema tan delicado, por su escasez, como es el agua”. Por ello, el presidente regional ha dado las gracias a los firmantes por “apostar por el futuro de esta Comunidad Autónoma”, gratitud que ha trasladado, en su intervención, “como presidente y como ciudadano de esta tierra”.

A este respecto, el presidente castellano-manchego ha valorado que el acuerdo sea “consecuencia directa de una negociación” que se ha llevado a cabo “con mano izquierda y con mano derecha y, sobre todo, con mucha cabeza y mucho conocimiento”, ha aseverado, al tiempo que ha agradecido la coordinación de esta tarea al consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo.

Por todo ello, Emiliano García-Page se ha mostrado partidario de “mantener una línea de trabajo de desarrollo de este plan”. Al respecto, ha plantado su compromiso de “afianzar algunas instituciones y apoyar, incluso económicamente” la creación de “una gran mancomunidad, una gran hermandad, de todos los municipios de cuenca”. En este punto, García-Page ha defendido que “la unidad que aquí representamos, no es solo política, económica, social, es también territorial”, ha justificado.

La sostenibilidad, incompatible con el trasvase

“Hay agua en España para poder compartirla” ha asegurado García-Page, que ha reconocido que “el problema es cuando, objetivamente, se resta el agua de unas zonas, se les condena a unas heridas y unos agravios que son evidentes y palpables en pro de desarrollar otras”, ha considerado. “Esto no solo no es sostenible, sino que no es racional” y “para la Unión Europea esto ya es algo decidido”, ha sentenciado.

En este marco, el presidente de Castilla-La Mancha ha planteado que “si el resto de trasvases son inviables, este no puede ser la excepción que marca la regla”. A este respecto, ha manifestado que “vamos de manera escalonada” en el diseño de una política hídrica en la que ha tendido la mano a los dirigentes del Levante, a los que ha enviado un mensaje “muy conciliador”.

Coordinación autonómica frente al COVID

El presidente García-Page ha avanzado que, este viernes, se celebrará en Talavera de la Reina una cumbre autonómica con Castilla y León y Aragón “para firmar acuerdos sanitarios que, pretendemos, sean ejemplo de la buena política en España”, ha expresado. En este punto, García-Page ha recalcado que se trata de “las comunidades autónomas del país que más esfuerzo presupuestario estamos haciendo en la lucha contra la COVID”, ha recordado.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo autonómico ha anunciado que el Gobierno de Castilla-La Mancha ya está trabajando en el “plan de contingencia para la llegada de las 150.000 primeras dosis de vacuna, que ya están prácticamente en camino”, ha adelantado.

El en este acto, que ha tenido lugar en el Hotel Eurostars ´Palacio de Buenavista´, en Toledo, García-Page ha estado acompañado por el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo; la presidenta de la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha (FEMP-CLM), Agustina García-Élez; y la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, entre otras autoridades.